•   TOLA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un fuerte aguacero que se extendió por más de dos horas, provocó gran alarma y pánico entre los habitantes de la comarca indígena de Nancimí, en Tola, debido a que las crecidas de los ríos El Palmar y Nancimí amenazaban con arrastrar varias casas, en tanto la alcaldía decretó a las 2:15 de la tarde de ayer la alerta verde.

La lluvia inició minutos después de las 12 del medio día, y a las dos de la tarde la crecida del río Nancimí puso en peligro la casa de la señora Erica Cortez Obando, quien habita a la orilla de la ribera, cerca de la parada de buses de Nancimí. Según ella, desde hace siete años vive en ese lugar con sus tres hijos, y nunca antes se había preocupado por las crecidas del río.

La fuerte corriente estaba a escasos tres metros de la morada de doña Erica, quien mostraba su preocupación, mientras los vecinos le decían que tenía que ser evacuada antes de que el río se la llevara. En ese mimo sector corrían riesgo otras siete casas, como la de doña Felipa Bonilla, de 41 años, quien aseguró que en esa zona siempre se han olvidado de los pobladores y del peligro que corren a causa de los desbordes.

En 2009 río arrasó una casa
Por su parte, Angélica Ruiz Rodríguez, de 26 años, recordó que el año pasado ella fue víctima de la furia del río, “porque durante aguaceros de finales de año, mi casa fue arrastrada por la corriente y no tuve apoyo de las autoridades, y ahora tengo que alquilar cerca del lugar una vivienda donde habito con mi marido y con mis dos hijos, pero acá siempre nos han tenido olvidados”.

En el lugar, los pobladores exigen a la alcaldía o al gobierno central que instalen un muro de contención, “debido a que el río cada vez va ampliando su caudal, y es una seria amenaza porque ya lo tenemos detrás de nuestras casas, y cuando llueve por las noches, tenemos que estar ojo al Cristo”, dijo Hilda María Rodríguez.

El aguacero de ayer impidió por varios minutos el tráfico por el puente de Nancimí, donde la corriente también anegó varias casas, rebasó el nivel de la carretera y dejó incomunicadas algunas comunidades.