•  |
  •  |
  • END

Un payaso es un personaje que debería representar la alegría del público, sin embargo, para desprestigio del oficio circense, hay uno que se ha convertido en todo lo opuesto, y a lo que más se le teme es a su aparente impunidad: estando tras los barrotes de una celda, se da a la tarea de mandar amenazas a los familiares de dos de sus víctimas, según las acusaciones.

En el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos, Cenidh, fue denunciado Jorge José Morales Álvarez, de 43 años, a quien artísticamente se le conocía como el “Juan Gabriel Nica” o también como “Chunchito”. En su barrio, no obstante, lo conocen como el “Payaso Asesino”, acusado por los dos homicidios: de José Rafael Sánchez Rodríguez y de Erick José Ortiz Hernández, ambos de 22 años.

Ante las autoridades de la Estación Tres, cuando el jefe de estación era Yuri Valle, se acusó a Morales Álvarez de haber disparado contra los jóvenes y de quitarles la vida para despojarlos de sus pertenencias, a Ortiz en octubre del año pasado y a Sánchez en enero de este año.

En su momento, el comisionado Valle aseguró que no tenía vínculos familiares con el acusado, ni era protegido de él ni de oficiales de “Búsqueda y Captura”, o del jefe de sector, como los familiares de las víctimas señalaron entonces.

Lo cierto es que teniendo orden de captura por la primera muerte, en 2009, Morales Álvarez no fue detenido a pesar de que las autoridades conocían dónde y cuándo encontrarlo. Incluso, después del segundo homicidio, los oficiales de la tercera estación seguían cruzados de brazos, como en más de una ocasión otras denuncias lo han especificado.

Morales Álvarez dejó de hacer “payasadas” cuando fue detenido en Somoto, luego de que un familiar de la víctima lo reconociera y avisara a las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial, poniendo al acusado en manos del oficial Valle.

Por la falta de beligerancia de las autoridades, los familiares interpusieron la queja ante la comisionada mayor Carolina Torres, jefa de la Dirección de Asuntos Internos, sin embargo, la situación se sostiene.

Incluso, el pasado 8 de agosto, el juez Séptimo de Distrito Penal de Juicio de la capital, Octavio Rothschuh, “tronó” contra las autoridades de la Estación Tres, porque no llevan al acusado a las sesiones de juicio, que se ha retrasado en tres ocasiones. La próxima sesión será el martes 24, y se espera que ahora la Policía cumpla con su deber.

Carlos Alberto Guadamuz, abogado del Cenidh, dijo que darán seguimiento al caso, y solicitarán información tanto a las autoridades de la Estación Tres, como en Asuntos Internos.