•  |
  •  |

Fuertes lluvias causaron anoche destrozos en el anexo al barrio Camilo Ortega, William Galeano, donde sacos llenos de tierra -utilizados por los lugareños como retén y división de cada solar- cayeron sobre una vivienda, dejando como saldo tres personas fallecidas.

Los equipos de socorro de la Defensa Civil recuperaron hoy los cadáveres de Francisco Manuel Salazar, de 27 años, su esposa Floricelda Valerio, de 17, y su hija de 18 meses, Jennifer Salazar, sepultados por un alud de tierra debido al aguacero.

Según algunos vecinos, los occisos tenían seis meses de haberse instalado en el lugar. “Aquí nos vinieron a ubicar desde hace seis meses y sabemos que es peligroso estar en este sitio, pero qué podemos hacer… le pedimos al gobierno que nos mande a un lugar donde la lluvia no nos arrastre”, manifestó Maria Escobar.
 
De la casa donde residían los fallecidos sólo quedaron escombros, puesto que ésta estaba en la parte inferior de un cerro donde el agua desciende con más fuerza. Son casi 30 metros los que tenían que caminar "rumbo arriba" sus habitantes para poder salir a la planicie.

María de los Ángeles Padilla, mamá de Francisco Salazar, aseguró que en varias ocasiones intentó prevenir a su hijo del peligro que corría en ese lugar, sin embargo, a Salazar no le quedaba más remedio que estar allí, pues de acuerdo a una gestión de la comuna capitalina era donde podía establecer su propio hogar. Salazar deja en orfandad a un menor de 10 años que al momento de la tragedia logró salir ileso.

Los funerales serán mañana a las ocho de la mañana. Vecinos y familia doliente piden ayuda a Alcaldía de Managua para cubrir los gastos de la ceremonia. Además, solicitan a la alcaldesa Daysi Torres que los ubique en un lugar más seguro.

Una docena de muertos por lluvias en las últimas dos semanas
Por otro lado, una mujer murió ayer ahogada en la provincia de Matagalpa, en el norte del país, debido a que fue arrastrada por una fuerte corriente, informó el teniente coronel Néstor Solís, de la Defensa Civil. Con estas cuatro muertes, el número de víctimas fatales se elevó a doce en las dos últimas semanas.

El resto de los fallecidos se han producido por imprudencia de las personas que han intentado atravesar ríos crecidos o desbordados a causa de las lluvias, según el organismo.

La Defensa Civil indicó que las fuertes precipitaciones, caídas desde el 7 de agosto, han afectado a cerca de 2.000 personas, cuya mayoría ya se encuentra en sus casas tras permanecer en albergues temporales. La Dirección de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó que las lluvias, causadas por una onda tropical y un eje de vaguada, asociado a la zona de convergencia intertropical, continuarán en las próximas 24 horas.