•  |
  •  |
  • END

Fuertes lluvias causaron destrozos en el anexo al barrio Camilo Ortega, donde sacos llenos de tierra -utilizados por los lugareños como retén y división de cada solar- cayeron sobre una vivienda, dejando como saldo tres personas fallecidas.

Francisco Manuel Salazar, de 27 años, su esposa Floricelda Valerio, de 17, y la niña de 18 meses, Jennifer Salazar, eran las personas que habitaban la casa que se derrumbó con el aguacero.

Allí los colocaron

Según algunos vecinos, las victimas tenían seis meses de haberse instalado en el lugar. “Aquí nos vinieron a ubicar desde hace seis meses y sabemos que es peligroso estar en este sitio, pero qué podemos hacer… le pedimos al gobierno que nos mande a un lugar donde la lluvia no nos arrastre”, manifestó María Escobar, una vecina que también vive en las mismas precarias condiciones que los habitantes de la casa derrumbada.

De la casa donde residían los fallecidos, sólo quedaron escombros, puesto que estaba en la parte inferior de un cerro donde el agua desciende con más fuerza. Son casi 30 metros los que tenían que caminar "rumbo arriba" para poder salir a la planicie.

Estaba en la “sin remedio”

María de los Ángeles Padilla, mamá de Francisco Salazar, aseguró que en varias ocasiones intentó prevenir a su hijo del peligro que corría en ese lugar, sin embargo, a Salazar no le quedaba más remedio que estar allí, pues de acuerdo con una gestión de la comuna capitalina, era donde podría establecer su hogar. Salazar deja en orfandad a un menor de 10 años que al momento de la tragedia logró salir ileso.

“Esperamos que la alcaldesa Daysi Torres nos venga a ayudar, nos reubique, porque aquí corremos peligro”, pidieron los afectados.

Lluvias arrastraron todo en Ciudad Sandino

Según pobladores del barrio Vista Hermosa, municipio de Ciudad Sandino, a las siete de la noche del pasado viernes llovió por más de una hora. Y desde las nueve de la noche hasta las dos de la madrugada del sábado las corrientes se llevaron utensilios de cocina, colchones, ropa y todo lo que encontraban a su paso.

Producto del desprendimiento del adoquinado re rompió una tubería de agua dejando sin el vital líquido al lugar conocido como Los Chilamates. Sin embargo, desde tempranas horas los pobladores se tomaron el trabajo de recoger los adoquines y despejar la calle para que los trabajadores de Enacal pudieran reparar el daño.

Por su lado, miembros de la Alcaldía de Ciudad Sandino, prometieron reparar las calles afectadas a la mayor brevedad.

Varias plataformas de sumideros se hundieron, uno de ellos ubicado en una casa abandonada del sector de Los Chilamates y el otro en la vivienda de Ramona Jiménez. “Solicitamos ayuda a la alcaldía para poder cerrar los sumideros y evitarnos una peor tragedia”, dijo Jiménez.

Departamentos también afectados

En Granada, las autoridades de Defensa Civil reportaron daños en la comarca Malacatoya, a unos 28 kilómetros del casco urbano. Aquí, 24 personas tuvieron que evacuar sus casas e irse a refugiar a lugares seguros, a causa de la crecida del río. El Coronel Andrés Ruiz informó que los afectados se ubicaron provisionalmente en las instalaciones de la delegación de la Policía Nacional.

“Yo estaba fuera del departamento, pero me comuniqué con los bomberos y ellos me manifestaron que las afectaciones eran en algunas casas cercanas al río Malacatoya; el agua entró en las viviendas y no les permitió quedarse ahí”, expresó el Coronel Ruiz.

La entrada sur y norte de la ciudad de Jinotega sufrió daños por los torrenciales aguaceros, lo que es trágico para los transportistas y demás conductores de vehículos al transitar por ambas carreteras.

En Matagalpa hubo 80 familias afectadas. El río Grande no se desbordó según el Comité de Mitigación y Prevención de Desastres, sin embargo, las casas aledañas fueron evacuadas como método de prevención.

Las autoridades de Defensa Civil reportaron que de la noche del viernes a la mañana del sábado hubo 202 viviendas parcialmente destruidas y resultaron 147 familias perjudicadas y 698 personas albergadas en distintos puntos de la capital, así como algunos barrios de Masaya y Nindiri.