•  |
  •  |
  • END

El Consorcio Hidroeléctrico de Nicaragua (CHN) invertirá un total de 800 millones de dólares en la construcción y creación del Complejo Hidroeléctrico de Tumarín en la Región Autónoma del Atlántico Sur, informó en rueda de prensa Arnulfo Urrutia, consultor del proyecto.

“Será la capital energética del país. Su impacto irradiará a CA por la interconexión”, afirmó Urrutia, quien explicó que el proyecto contempla desarrollar la región de manera integral, “un complejo turístico, desarrollo de pequeñas y medianas empresas”, además de la construcción de una ciudadela para los actuales habitantes de la región.

Un poblado al que se le construirá, según Urrutia un “sistema de tratamiento de aguas, muelles temporales, se va a construir delegación de la Policía Nacional, una delegación del Ejército, templo católico, un templo evangélico, casa cultural, edificio de la alcaldía, canchas… va a ser una ciudadela completa, algo histórico en Nicaragua.

Agregó que en relación con las negociaciones con los propietarios de fincas y casas que se encuentran ubicados actualmente en la zona del proyecto, “se ha avanzado sustancialmente, y se espera que este próximo sábado haya acuerdos importantes en esa dirección”. Destacó que las opciones que se han presentado a los habitantes del lugar son bastante atractivas, ya que se le entregará una casa de habitación a cada familia reubicada. En el lugar hay unas 300 familias, que conforman un total de 1,200 personas.

Éste es el único escollo por superar para iniciar las obras de construcción de la presa hidroeléctrica que generará en su etapa de máxima 250 megawatt. La construcción llevará cuatro años, y requerirá de por lo menos seis mil trabajadores entre directos e indirectos.

Rescatar el medio ambiente

Por su parte, Jaime Incer Barquero, Director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, destacó la necesidad de rescatar el hábitat perdido de esta región desde hace décadas, lo cual se logrará con el desarrollo del proyecto que permitirá el regreso de una fauna que se extinguió al desaparecer el bosque nativo.

No obstante, alertó ante el crecimiento de los proyectos de desarrollo en la RAAS, asegurando que todos ellos tienen que contar con un estudio ambiental para su implementación, y después con un plan de manejo sostenible para evitar deteriorar más el ambiente.

“Por ejemplo, en el caso del dragado del Río San Juan, se debe definir hacia dónde se van a tirar los sedimentos”, afirmó Incer, quien considera muy importante que el proyecto de Tumarín tome en cuenta la relación ecología-economía.

Rechazan recurso

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) o lo que queda de ella, rechazó un recurso de amparo que había contra la ejecución del proyecto Tumarín.

Esta situación mantenía suspendidas ciertas labores de exploración de la firma Noble Energy y la elaboración del estudio de impacto ambiental de Tumarín, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS). El fallo de la CSJ pone fin a los obstáculos legales.

“No ha lugar al Recurso de Amparo. En consecuencia, ratifíquese la legalidad de la sexta sesión ordinaria de la Décima Legislatura y todos los Acuerdos y Resoluciones que en la misma fueron aprobados por los miembros del Concejo Regional del Atlántico Sur, por estar apegados a Derecho”, declara la CSJ en la sentencia 226, dictada el 18 de agosto pasado, donde resuelve el expediente número 95-10.

El recurso fue presentado el 23 de diciembre del año pasado por Alberto Gregorio Flores, Olga Smith Villachica y Glenfor Abraham Ellick, tres miembros de la directiva del Consejo Regional Autónomo del Atlántico Sur, contra los 36 miembros de esa misma estructura, quienes dos días antes habían resuelto aprobar los “dos importantes proyectos de desarrollo”, según informa la Corte Suprema en una nota de prensa.

La resolución de la CSJ fue firmada por magistrados orteguistas y los conjueces que reemplazan a los magistrados liberales.