•  |
  •  |
  • END

Los magistrados “destituidos” de la Corte Suprema de Justicia entregaron ayer un documento al Secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor René Sándigo, para explicarles la situación que se está viviendo en ese poder del Estado.

En el documento denuncian que desde el 11 de abril, cuando se les venció el período como magistrados a Rafael Solís, Armengol Cuadra y Damicis Sirias, se han producido en la Corte situaciones de ilegalidad e ilegitimidad por la presencia de los dos primeros.

Desde entonces, “como sólo reconocemos sentencias con firmas de 12 magistrados constitucionalmente en funciones, y nos niegan incorporar el voto razonado en el libro de voto y en la sentencia, como respuesta elaboraron un acuerdo con el reglamento para integrar a los conjueces, sin que exista ninguna de las causales establecidas en la ley para sustituirnos”, reza el escrito.

“Hundiendo en la ilegitimidad a la institución”

“Con estos actos están hundiendo a la institución en una de las más grandes crisis de legalidad, legitimidad y desprestigio nacional e internacional que haya tenido en la historia”, añade el documento.

Sobre el señalamiento de ausencia y de retraso en el trabajo jurisdiccional, los magistrados liberales aseguran que “nunca hemos atrasado ni incumplido con nuestros deberes como magistrados constitucionales; siempre hemos cumplido con nuestro trabajo y con la Constitución Política”.

Han creado otra Corte a la brava

En el documento, firmado por los magistrados Manuel Martínez, Sergio Cuarezma, Iván Escobar, Antonio Alemán, Gabriel Rivera y Edgar Navas, denuncian que los seis magistrados orteguistas, dos ex magistrados y seis conjueces, “han creado una institución de facto e ilegal, y desde ahí están haciendo actos espurios y fuera del orden jurídico vigente”.

Además, aseguran que aunque hayan ordenado desde el 2 de agosto retenerles el salario y demás prerrogativas, destituido a funcionarios y corrido a otros, ellos mantendrán su posición de rechazo y no reconocimiento de ex magistrados y sentencias firmados por éstos.

Audiencias continúan

Mientras tanto, las audiencias de Casación en la nueva Corte Suprema de Justicia continuaron ayer.

El Ministerio Público mantuvo su posición a través del fiscal Julio Montenegro, quien reiteró que la presencia de esta institución en las audiencias se debe al compromiso de representar a la víctima y evitar que la Procuraduría General de la República usurpe funciones.

Según Relaciones Públicas del Poder Judicial, esta semana los grupos de trabajo continuarán reuniéndose para sacar sentencias retrasadas en las Salas Penal, Constitucional, Civil y Contencioso Administrativo.

Se espera que próximamente los magistrados destituidos se reúnan en la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), para explicarles también la situación de ilegalidad que se vive en la CSJ.