•  |
  •  |
  • END

El ex director de Migración y Extranjería, Fausto Carcabelos, denunció ayer ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, “un acoso institucional” de parte de la Policía Nacional, luego de que el pasado 6 de agosto fuera detenido y encarcelado por 72 horas con una orden judicial que había sido revocada en 2009.

Carcabelos relató que ese día fue “detenido arbitrariamente por elementos uniformado de la estación V de la Policía Nacional, bajo el argumento de estar dándosele cumplimiento a una orden de captura emitida el 19 de marzo de 2009 por la juez Décimo de Distrito Penal del Juicio de Managua --Ana Justina Molina--, pero que fue revocada seis días después”.

“Esa revocación fue debidamente notificada a la Policía Nacional por la misma jueza que la emitió, en virtud de que se tenía que cumplir con la sentencia 108 de marzo de 2009 de la Corte Suprema de Justicia, a favor mío y de otras personas procesadas”, continuó el ex funcionario público.

Es por ello que aseguró que su “detención fue arbitraria, ilegal y producto del capricho de las personas que la ejecutaron”. Además, mencionó que “la autoridad policial se negó a verificar la orden de captura”, y que en todo momento se le impidió comunicarse con su abogado.

“No se puede permitir que el órgano creado para proteger y servir a la ciudadanía se utilice para coartar los derechos individuales de las personas y perseguir a los ciudadanos sin razón”, señaló Carcabelos.

También acusa a medios

Según denunció ayer ante el Cenidh, se le ha convertido en un objetivo de persecución y acoso institucional, y señaló a los medios de comunicación de “cajas de resonancia”. Y es que Carcebelos ha sido acusado por diversos delitos en varias ocasiones, y la última causa en la que se vio involucrado es el caso de estafa conocido como Marca Móvil.

La mayoría de esos casos han sido por supuesta malversación de fondos mientras fungió como director de Migración y Extranjería en el gobierno de Enrique Bolaños; sin embargo, alegó que por ninguno de ellos ha sido llevado a juicio.

Carcaberlos descartó que el fondo de esa supuesta “persecución institucional” sea político, pues aseguró que no tiene vínculos con ningún partido político, y más bien el gobierno al cual sirvió permitió que otros funcionarios públicos afectaran su imagen.

El abogado del Cenidh, Norwin Solano, dijo por su parte que el arresto de Carcabelos el pasado 6 de agosto “no debe ser interpretado como un acto común por parte de la Policía Nacional”, por lo que considerarán “un llamado de alerta en el sentido de que la Policía Nacional debe tomar mayores consideraciones sobre el respeto integral de los derechos constitucionales de los ciudadanos”.

“Vamos a procurar una entrevista con los mandos de la Policía Nacional, principalmente con la Inspectoría General de la Policía, para que ellos tomen en cuenta el caso e inicien una investigación para lograr establecer responsabilidades”, aseguró.

“No queremos pensar que hubo una deliberada actuación en contra del señor Carcabelos por una cuestión personal o subjetiva”, agregó Solano.