•  |
  •  |
  • END

En Nicaragua se conmemora actualmente la “Semana de la Lactancia Materna”, una de las principales fuentes de defensa y protección del niño recién nacido, pero médicos y especialistas dieron una campanada de alerta, al señalar que esta práctica está disminuyendo considerablemente en el campo y en la ciudad, debido a nuestro agitado ritmo de vida.

Según el doctor Óscar Noguera, pediatra del Hospital “La Mascota”, se ha identificado que la maratónica velocidad a la que se mueve la vida urbana, y la creciente inserción de las mujeres en el ámbito laboral, ha disminuido el número de niños que reciben lactancia materna.

“El problema está en que las mamás se van a trabajar, y en vez de usar un extractor y dejarle su leche al niño, la sustituyen por yogurt, leche en polvo o Gerber, y estos productos no incluyen los nutrientes de la leche materna”, explicó.

Así, los niños sólo reciben lactancia materna durante los dos meses de subsidio por maternidad, en vez de los dos años recomendados por los médicos.

En las áreas rurales el problema es una realidad creciente, ya que las madres se van a trabajar al campo, mientras los niños quedan al cuidado de las abuelas, quienes los alimentan con leche de cabra o de vaca.

“El abandono de la lactancia materna es un problema que también afecta las áreas rurales. Las mamás no entienden que su leche contiene inmunoglobulinas, nucleótidos y ácidos grasos que no están en la leche de los animales”, aclaró Noguera.

La desnutrición es otro factor que influye en una menor producción de leche, y, por tanto, en menor lactancia materna, ya que está demostrado internacionalmente que la secreción de leche disminuye cuando la madre no recibe los nutrientes necesarios.

La lactancia materna permite un excelente desarrollo y crecimiento del bebé. Crea lazos afectivos con la madre, permite una condición sicológica estable, no produce alergias ni rechazos, aporta hormonas y anticuerpos y fortalece el sistema inmunológico del niño.

Su relego a un segundo plano es un problema que demanda acciones concretas por parte del Ministerio de Salud, Minsa, que debe desmitificar el tema y devolverle el valor perdido.