Edith Pineda
  •  |
  •  |
  • END

Jambier Josué Valerio Aguilar le ganó la batalla a la discriminación. Por intercesión de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, se logró la reintegración del joven a sus clases de repostería sin tener que someterse a la imposición de cortarse su cabello largo al “estilo varonil”, como se lo exigía la dirección de la Escuela de Hotelería, ENAH, amparado en su reglamento interno.

Samira Montiel, Procuradora Especial para la Diversidad Sexual, dijo que el caso de Valerio sienta un precedente, ya que puso en evidencia que los reglamentos de instituciones de educación pública son discriminatorios.

El del ENAH, por ejemplo, permite a las mujeres conservar el cabello largo y sólo protegerlo recogido con una malla para garantizar la higiene, pero en el caso de Jambier por haberse matriculado como hombre no se le permitía recurrir al mismo método.

Reveló confianza en que esta experiencia sirva para “ir calando en otras instituciones… son los primeros pasos para que se restituyan los derechos de la diversidad sexual en general”, opinó, aclarando que todo es parte de un proceso, pero planteó la necesidad de “hacer una revisión de todo el andamiaje del sistema educativo de nuestro país para lograr la inclusión de las personas, que sea respetada la opción sexual y la identidad de género”.