•  |
  •  |
  • END

Algunos reaccionaron con recelo, otros respondieron que “hay cosas más importantes de qué preocuparnos”; unos señalaron que Nicaragua no alcanza aún un desarrollo tal que permita una ley de ese tipo, pero otros diputados se adelantaron a dar su voto a favor de una hipotética ley que legalice el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Para el diputado del FSLN, Douglas Alemán, definitivamente, es “algo inaceptable” permitir el matrimonio entre homosexuales y lesbianas a través de una ley; mientras que la diputada por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, María Dolores Alemán Cardenal, desde ya ofreció su voto a favor de la legislación, sin embargo, considera que Nicaragua “está a años luz” de establecer una normativa en ese sentido.

La diputada liberal Jamileth Bonilla también ofreció su voto a favor de una legislación que apruebe la unión entre personas del mismo sexo. Tanto Alemán, como Bonilla consideran importante el “respeto al derecho ajeno”.

El diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Eduardo Montealegre, un poco más serio, reaccionó diciendo que en “Nicaragua hay cosas más importantes de qué preocuparse”. En el Parlamento hay diputados abiertamente cristianos (evangélicos) como Guillermo Osorno Molina y Salvador Talavera Alaniz, así como católicos practicantes como Carlos Gadea Avilés, quien en una ocasión, incluso, propuso que se incluyera el estudio de la Biblia en las escuelas primarias, y se ha declarado abiertamente en contra de la diversidad sexual.

Pero, además, ya hubo una protesta formal ante la Primera Secretaría del Parlamento de un grupo de representantes de la Iglesia Evangélica en contra del nombramiento de una Procuradora Especial de la Diversidad Sexual, adscrita a la Procuraduría de Derechos Humanos.