• |
  • |
  • END

Con una opinión neta positiva de 54%, y una aprobación del 58% de los managuas para su gestión edilicia, según la última encuesta de M y R, el alcalde de Managua, Dionisio “Nicho” Marenco, es el funcionario público mejor valorado del Estado, después de la primera comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional.

Sin embargo, cada vez con más frecuencia, Marenco y su gestión no sólo resulta marginados de los planes del gobierno central, sino que el presidente Ortega ha lanzado iniciativas que pretenden sustituir a la Alcaldía de Managua.

El alcalde admite con resignación este contrasentido en un año de elecciones municipales, aunque dice que “en la alcaldía tengo tanto trabajo ahí que me puedo pasar la vida y varias vidas reencarnadas resolviendo 10 mil clavos”.

En una amplia entrevista para Confidencial, Marenco habló sobre sus planes en la recta final como alcalde, las relaciones con el gobierno central y las próximas elecciones municipales.

La gente reconoce que se ha hecho algo importante en infraestructura en la profundidad de los barrios, pero demandan mucho más. ¿Qué puede hacer la Alcaldía en lo que resta de este año y qué hay de la promesa del gobierno central de pavimentar toda Managua?

Cuando escuché el comentario que hizo Daniel en el barrio José Dolores Estrada sobre eso que iba a pavimentar toda Managua, realmente me sentí muy contento porque obviamente pavimentar 1,000 kilómetros de calle es una obra gigantesca. Pero ya hablando con el ingeniero Martínez (Ministro) del MTI la cantidad de dinero que está disponible es muy poca, son apenas dos y medio millones de dólares que, en el mejor de los casos, podrías estar hablando de unos tres, cuatro kilómetros, y la ciudad requiere alrededor de unos mil; o sea que es una cantidad insignificante.

Hay que entender que la ciudad creció tanto y tan desordenadamente que la tarea de pavimentar; primero, es una obra que puede tomar entre 15, 20 años, no creo posible, físicamente, aunque tuviera el dinero, que se pueda hacer antes.

Pero al margen del MTI, el director del FISE, Nelson Artola, insiste en que los fondos del ALBA están ahí para esa supuesta pavimentación, no sólo de Managua, sino de todas las ciudades del país.

Es muy fácil, yo le abro las puertas para que comience por donde quiera, norte, sur, este, oeste, estamos a su orden. Ahí no hay por donde perderse. Como es una cosa muy medible es muy fácil resolver, es muy fácil dilucidar si lo pueden hacer o no.

Los ciudadanos reconocen como una de las principales obras de tu gestión el paso a desnivel, todo mundo dice que ahí está algo muy concreto.

El paso a desnivel es algo muy visible y resuelve una enorme cantidad de problemas porque ahí circulan 90 mil vehículos al día.

Pero cuando se propuso desarrollar otros proyectos similares el Concejo Municipal dijo “no le damos el visto bueno al alcalde, hay que concentrarse mejor en los barrios, en proyectos que tengan mayor incidencia social”, ¿cuál es la realidad?

La realidad fue que ahí hubo una apreciación política errada de la bancada sandinista. Yo no quise entrar en conflicto para no entrar en un choque. Cuando vos le planteás a un ciudadano --“qué prefiere usted, hacer un puente que le resuelva el tráfico a 67 mil vehículos en Metrocentro o que le componga el hoyo que tiene frente a su casa”--, obviamente nadie te va a decir el puente, todo mundo te va a decir --“vení componeme el hoyo que está frente a mi casa”--.

Esa fue más o menos la lógica que se usó por parte de la bancada sandinista, de darle respuesta a múltiples pequeños problemas en vez de hacer énfasis en un problema más global.

A mi juicio fue errado, pero así quedó. Yo sigo trabajando en el diseño, lo estamos diseñando con el ingeniero Modesto Armijo, va a quedar un puente muy bonito, le estamos dando una arquitectura muy bonita, y estoy seguro de que el próximo alcalde lo hace, eso sin duda ninguna, porque es un sitio que tiene un tráfico de cerca de 67 mil vehículos en las doce horas diurnas, cualquier ciudadano que pase por ahí, ahí pasan 10 rutas de buses, pasa gente de todos lo niveles, no es cierto que sólo pasen los ricos. Managua tiene ya unos ocho puntos, más o menos, que requieren puentes, no solamente Metrocentro.

Durante la campaña electoral ofreciste grandes proyectos para resolver el problema del transporte público, el Busway que recorrería de la refinería al aeropuerto; y el tren, que conectaría a Managua con Granada. Ninguna de esas dos obras se ha podido realizar hasta hoy bajo tu gestión.

El Busway va a quedar parcialmente resuelto con la llegada de los buses nuevos, porque la llegada de los buses nuevos va a sustituir las unidades viejas y vamos a reordenar todas esas rutas, estamos ya trabajando en los estudios necesarios. A lo mejor ya no es necesario un Busway de ese tamaño. Pero bueno, lo estamos mejorando.

Oí decir al presidente que estaba empujando ya lo del tren entre Granada y Managua, que eso sí es inevitable. Yo lo lancé como una idea vista como plan de territorio. Desgraciadamente, Nicaragua carece de un organismo que vea los territorios en su conjunto. Yo choco a veces con el alcalde de Nindirí, con el alcalde de La Concha, con el alcalde de El Crucero, que son municipios muy pequeños, pero que son grandes caudales de agua que le echan a nuestro municipio, y grandes cantidades de tráfico que vienen de ahí y que tienen que ser resueltos por una autoridad superior. La ciudad de Managua irremediablemente va a tener que crecer en una dirección que es: Sabana Grande- Managua, sobre la antigua vía del ferrocarril.

Una canasta de proyectos para desarrollar Managua

¿Qué reflexión hacés en relación a lo que uno promete antes de llegar a la alcaldía y lo que se puede hacer? ¿Acaso no es necesario que los candidatos pongan los pies sobre la tierra y hagan promesas más realistas?

Para serte honesto creo, firmemente, que lo que se necesita más bien es que haya una canasta de proyectos en donde los candidatos se monten, porque es mentira que alguien te va a cambiar estas ideas que te estoy dando. Managua va a agarrar para allá, el agua necesariamente va a salir de Sabana Grande, Tisma, lago de Nicaragua, sea quien sea el candidato. Lo que ha faltado tal vez es la coordinación, gobierno central–gobiernos municipales, para que juntos puedan desarrollarse esas cosas.

El ingeniero Bolaños tenía en mente la cuestión esta del Busway, pero nos sacó a nosotros del juego, puso a la Lucía Salazar a manejar el proyecto, extremadamente competente es ella. Pero, claro, al sacarnos a nosotros, de alguna manera el organismo regulador Managua pierde el interés.

Luego llegó al gobierno el presidente Ortega, y vos fuiste una persona muy vinculada a él a lo largo de los últimos 17 años.

Desafortunadamente se presentaron algunos cruces de ideas al comienzo del período que enturbiaron un poquito la capacidad de coordinación y no pudimos avanzar con la misma rapidez que hubiéramos querido.

Ese desencuentro con el Presidente, ¿ha afectado la capacidad del gobierno municipal de ejecutar proyectos?

Un poco, pero no tanto, porque el sistema de buses que se va a cambiar lo está haciendo el gobierno nacional, no lo estamos haciendo nosotros porque no tenemos capacidad de endeudarnos por más de cuatro años; pero toda la lógica, toda la red, todo el estudio, todo el sistema lo tenemos nosotros, y es sobre eso que el BCIE está prestando el dinero.

Ahora se está creando una especie de empresa nacional que va a controlar el préstamo, pero entiendo yo que es más que todo por razones de orden financiero para garantizarle al BCIE que se le va a pagar el dinero; pero la parte técnica la tendrá que manejar la alcaldía de Managua irremediablemente, o agarran el Irtrama y lo trasladan al MTI, que no necesariamente está preparado para hacerle frente al problema.

¿Cuánto se ha avanzado en establecer ese blindaje de protección en la cuenca sur de la ciudad? ¿Es más segura Managua hoy o sigue siendo una ciudad particularmente vulnerable para el peligro de inundaciones?

Sigue siendo muy vulnerable, la única diferencia es que, creo yo, logramos dejar sentado ya un patrón irreversible de comportamiento.

Los nórdicos nos están ayudando; ya tenemos una asociación de alcaldes de la cuenca sur; ya con Enacal firmamos el convenio para no permitir más asentamientos en determinadas zonas de protección; y en la medida que se vaya creando más sensibilidad en toda la gente, lo único que va a faltar es que el gobierno central adopte una política nacional de protección de determinada zona. Eso debería ser exactamente como la reserva de Bosawás, para evitar que el agua venga a destruir la ciudad de Managua. Nicaragua tiene que ser vista como cuenca, los límites geográfico-político no sirven.

Al igual que en el caso de las calles, el gobierno central ha anunciado que con la colaboración de Chávez aquí se iban a construir 200 mil viviendas. ¿Cuántas viviendas le van a tocar a Managua?

No hay. Nosotros hemos logrado hacer dos mil, tres mil, así con lo que hemos ido sacando, un poquito del Invur y del fondo social de vivienda, más una plata que nosotros hemos sacado. Hemos legalizado sí 14 mil títulos, que es muy importante, con la ayuda de la Procuraduría de Justicia, en ambos gobiernos, en honor a la verdad, tanto el procurador Novoa como el procurador Estrada han cooperado.

Oí decir también que el gobierno ahora quiere hacerlo ellos directamente y sacaron a la alcaldía del juego, nosotros tenemos un equipo profesional que yo se lo puse a la orden al doctor Estrada por si lo quieren hacer ellos, no hay ningún problema. Es sin duda una tarea urgente porque con una ciudad que está la mitad ilegal vos no le podés cobrar impuestos, no podés construir, no podés hacer nada.

Me parece a mí que el plan debería ser tratar de regresar la ciudad hacia el lago, de la Carretera Norte hacia el lago debería ser la nueva Managua; el lago será saneado en los próximos años; ya la planta de tratamiento está a punto de terminarse; La Chureca estamos a punto de cerrarla, de nuevo la ciudad de Managua debería volver a su origen, que es la costa del lago.

En tu recta final como alcalde, ¿estás pensando en tu legado para esta ciudad, qué es lo que podés prometer hoy con certeza que se puede hacer desde la alcaldía en estos 11 meses?

En estos 11 meses voy sobre calles, que es lo que tengo autorizado; quiero componer un par de parques para dejarlos bonitos, con apoyo de empresas privadas porque no tengo recursos propios; estoy diseñando el paso a desnivel con ayuda del ingeniero Modesto Armijo, si consigo el dinero de aquí a junio lo hago antes de irme, si no se lo entrego al siguiente alcalde; y un proyecto muy importante que estamos trabajando es la nomenclatura de la ciudad. La ciudad padece de esa amnesia histórica de no tener una manera de dar una dirección. Ya el ingeniero Armijo nos preparó un anteproyecto que vamos a presentar como dentro de unas tres semanas, por lo menos para que se abra el debate de cómo podría ser una nomenclatura vial de la ciudad que ayude a dar algunas direcciones, o por lo menos que te dé los marcos referenciales de por dónde vivís.