•  |
  •  |
  • END

La nueva Ley de Migración y Extranjería --aprobada parcialmente antes del receso parlamentario-- incluye el incremento en los costos de todos los servicios que presta la Dirección de Migración y Extranjería y no sólo el de los pasaportes. Así, el aumento propuesto por las autoridades estipula que la visa de salida a menores de 18 años que actualmente es gratuita, tendrá un costo de 300 córdobas para la visa de tres meses; y de 1,200 córdobas para la visa de un año.

Además, el proceso de nacionalización de extranjeros, que actualmente tiene un valor aproximado de 2,500 córdobas, pasará a costar 5,000 córdobas; igual incremento experimentará el costo de la visa de residencia para extranjeros.

La denuncia la hicieron los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Eduardo Montealegre y Carlos Langrand, miembros de la Comisión de Paz, Defensa, Gobernación y Derechos Humanos del Parlamento, quienes aseguraron que los incrementos en los costos incluyen los servicios de otorgamiento de salvoconductos, prórroga de estadía a extranjeros y, por supuesto, los pasaportes.

¿Para complemento salarial?

Según un ex funcionario de Migración y Extranjería que prefirió el anonimato, la Dirección General de Migración y Extranjería tiene dos tipos de ingresos, los presupuestarios y los ingresos propios, es decir, los que recibe vía aranceles por los servicios prestados.

Del dinero recaudado, vía aranceles por servicios, el 50% le queda a Migración y el otro 50% al Ministerio de Gobernación, y en ambos casos el dinero es utilizado para “complemento salarial” de los empleados de las dos instituciones.

Cobros exorbitantes

Los costos de los servicios consulares que la Asamblea Nacional pretende establecer en la nueva Ley de Migración y Extranjería y que duplican y hasta triplican a los actuales, rompen con la lógica fiscal que tienen ese tipo de cobros de parte del Estado, pues no se corresponden con el costo de los servicios administrativos que se requieren para otorgarlos.

Así lo consideró el abogado experto en temas fiscales, René Vallecillo, luego de conocer que la propuesta contempla, por ejemplo, que el costo del pasaporte pase de 350 córdobas a 35 dólares (752.50 córdobas), el de la visa de salida para menores de edad de 300 a mil 200 córdobas, y el de la visa de residencia de 2 mil 500 córdobas a 5 mil córdobas.

Fuente adicional de ingresos

Vallecillo señaló que “el costo de este tipo de servicios se calcula con base en el valor del servicio administrativo prestado por el Estado”, pero que con el significativo aumento de los mismos más bien parece que “se quiere crear una fuente adicional de ingresos para el Estado”.

“Están duplicando los costos de esos servicios, lo cual no está relacionado con el incremento en los costos del servicio administrativo porque los salarios no han aumentado el doble, ni el costo del material del pasaporte ha aumentado el doble”, expresó.

Se convierte en impuestos

Según el experto, la razón por la que se cobra por ese tipo de servicios, es recuperar el costo que implica facilitarlos. “Sin embargo, lo que notamos es que con este nuevo cobro se quiere crear una fuente adicional de ingresos para el Estado (es decir), que el costo de servicios se convierta en un impuesto a los ciudadanos”, afirmó.

Vallecillo dijo que la aprobación de esos nuevos costos supondrá un servicio más eficiente de parte de las autoridades de Migración y Extranjería y la eliminación de los cobros especiales por servicios rápidos.

¿Eliminarán cobros diferenciados?

“No puede ser que vamos a pagar más por esos servicios, pero que vamos a mantener los mismos servicios (por ejemplo), que te dan el pasaporte en una semana, quince días o un mes”, advirtió.

“Además, deben poner todo el personal necesario para que se acaben las filas en la demanda que se produce por estos servicios”, finalizó.