Edith Pineda
  •  |
  •  |
  • END

La Unidad Sindical Magisterial, USM, inició ayer el cabildeo para que los diputados respalden una iniciativa de ajuste salarial de mil córdobas para los educadores, con base en la sobre recaudación de impuestos, en el marco de la reforma al Presupuesto General de la República, cuya propuesta se espera llegue a la Asamblea Nacional, de parte del Ejecutivo, entre hoy y el lunes.

La demanda representa una asignación de 581.1 millones de córdobas, incluyendo el pago del “treceavo” mes, el INSS patronal y el retroactivo desde enero, del total de la sobre recaudación, que equivale a un mil 63.68 millones de córdobas al primer semestre.

El diputado Ramiro Silva, jefe de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y miembro de la Comisión Económica, atendió a los sindicalistas, y se comprometió a apoyar su demanda de ajuste, y hasta comprometió los siente votos de su bancada, haciéndoles ver que su solicitud representa el 54.6% del total de la sobre recaudación, pero que trabajarían por conseguir una respuesta o contrapropuesta favorable.

Ena Fuertes, Secretaria de la USM, justificó su solicitud basándose en lo establecido en el Plan Nacional de Educación, que plantea la equiparación del salario de los maestros al de sus homólogos centroamericanos para 2010, “que no se ha cumplido”, apuntó.

Explicó que serían 44 mi l700 maestros los beneficiarios, y que en el caso de quienes tienen doble plaza, sólo en una de ellas recibirían el reajuste. Además, recordó que el último incremento que recibieron fue 150 y 200 córdobas para primaria y secundaria, respectivamente.

Bono es político

José Siero, de la USM, añadió que su demanda es para amortiguar en alguna medida el encarecimiento de la vida reflejada en el aumento de la canasta básica, e hizo énfasis en que el llamado “bono solidario”, de 529 córdobas, que desde mayo el gobierno distribuye con fondos de Caruna a los trabajadores estatales con salario menor a 5 mil córdobas, “no es salario, es una cuestión política”, y dejó claro que esta nueva demanda es apegada a sus derechos como trabajadores, pues “no queremos regalos”.

Coordinadora Civil respalda

Luisa Molina, de la Coordinadora Civil, dijo respaldar la lucha de los docentes, tomando en cuenta de que la educación no se está tratando como un pilar para el desarrollo, sino “como un mecanismo que cada vez es más electoral… No es que queramos hacer críticas por hacerlas, sino que consideramos que la inversión sustantiva es urgente”, argumentó, exponiendo las principales carencias del sector como más del 50% de las escuelas sin acceso a agua potable ni energía, y más del 30% con infraestructura altamente deteriorada.