•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cinco mil 718 damnificados es el último reporte de personas en refugios que ofreció Defensa Civil de los estragos que están causando las lluvias en nuestro país, y entre las zonas críticas destacan las comunidades de Tepalón en Granada y Tecolostote en Boaco, además de El Salto y Villa Miseria en San Rafael del Sur.

El Teniente Coronel Néstor Solís González, Jefe de Defensa Civil en Managua, destacó que el número de fallecidos este año por la temporada lluviosa llegó a 34 y también ascendió drásticamente la cantidad de afectados, debido a los últimos reportes que recibió el Centro de Operaciones de Desastres (COD).

La última víctima es un hombre que fue arrastrado por un río en el norte del país desde el pasado 23 de agosto, y su cuerpo fue encontrado esta mañana. “Las personas afectadas son cinco mil 718, las integran un mil 119 familias de unos 10 departamentos del país”, sostuvo Solís González.

Subrayó que el “punto más crítico” para Defensa Civil ahora es Granada, debido a la crecida del río Malacatoya, algo que afectó a un total de 15 comunidades pero Tepalón se llevó la peor parte, ya que “se inundó por completo”.

“Existe un reporte de 416 viviendas anegadas en Tepalón, afectando a 485 familias a las cuales no se ha podido trasladar a los albergues por completo, debido a que muchos de ellos no quieren dejar sus hogares”, indicó el jefe militar.

Familias resistentes a la evacuación
Explicó que las brigadas están teniendo mucha resistencia de las familias de esta zona pues no quieren ser trasladadas a los albergues por temor a dejar sus pertenencias.

Mencionó que en Tecolostote, Boaco, unas 210 personas fueron afectadas en total, y unas 174 ya se encuentran en albergues. En San Rafael del Sur, refirió que las mayores incidencias se reportan en las comunidades de El Salto y Villa Miseria, donde ocho viviendas presentaron daños y se reportan 38 personas afectadas.

Los pobladores de Matagalpa reportaron que la cantidad de lluvia en esta zona ha empezado generar preocupación entre los vecinos del embalse de Apanás, el cual se encuentra en su nivel máximo de agua y temen que provoque una inundación.