•  |
  •  |
  • END

Una de las facetas menos conocidas del Instituto Nicaragüense del Seguro Social es el de sus inversiones, lo cual es totalmente legal, según la Ley de la Seguridad Social en su artículo 32, en la que se definen algunos aspectos relativos a la regulación de sus inversiones.

Pero este marco legal es insuficiente, según afirman expertos consultados sobre el tema. “La legislación en este sentido es confusa, discrecional”, afirmó Manuel Ruiz, experto en Seguridad Social.

Otro experto consultado que omitió su nombre por su vinculación al gobierno, y que analiza las posibles reformas a la Seguridad Social, aseguró que “un elemento sustancial de fuga” que se debe revisar en cualquier reforma al INSS, es también la rentabilidad de las inversiones que realiza la institución.

“Ampliamente divulgado ha sido el caso del financiamiento de proyectos de vivienda cuestionados en su verdadera capacidad de pago y en la calidad de las construcciones”, cuestiona la fuente.

Inversiones que, según afirma, se han realizado “sin procedimientos de adjudicación sensatos y ordenados, como tiene que actuar la Administración Pública y más una institución tan sensible como es la Seguridad Social del país.

Este proceso de cómo se manejan las inversiones, debe ser más transparente, diversificado, ordenado, técnico y seguro”, añadió.

Colocaciones en mercado financiero nacional

Según estimaciones de diferentes fuentes, el INSS tenía colocados en 2008, tanto en bonos del tesoro y bonos del Banco Central, más de 4,871 millones de córdobas. Ese mismo año tenía colocados en el sistema financiero comercial privado 3,161 millones de córdobas, según información suministrada por el presidente ejecutivo del INSS, Roberto López, a la Asamblea Nacional.

Ésta ha sido una práctica común, según lo confirmaron en su momento funcionarios de gobierno, quienes aseguraron que uno de los principales compradores de bonos ha sido el INSS, ya que constituye una inversión segura para la institución.

El artículo 14 de la Ley de Seguridad Social define como función del Consejo Directivo de la institución, “aprobar y/o modificar en su caso los proyectos de inversiones y adquisiciones de acuerdo al reglamento que se establezca. Resolver sobre las demás operaciones económicas que requieran por su naturaleza o cuantía la intervención de la autoridad superior de las institución, tales como compra-venta, préstamos bancarios, mutuos, hipotecas y demás contratos, transacciones o actos jurídicos judiciales que establezca el reglamento”.

Hasta la fecha, el INSS nunca ha presentado ningún informe detallado a la sociedad sobre las inversiones que realiza, las cuales son numerosas, y de las que no se sabe el nivel de riesgo para la estabilidad de la institución.

Las que se han filtrado

Una de las inversiones que el INSS reconoce es la Urbanización Las Delicias, a la cual otorgó un préstamo a la empresa Constructora Dexosa (Grupo del Instituto de Previsión Social Militar, IPSM) para la construcción de una urbanización de 460 viviendas en el costado norte de la colonia “José Benito Escobar”.

El proyecto tenía un monto de 3.4 millones de dólares con una tasa de interés de 10 por ciento anual, garantía hipotecaria de un terreno valorado por firmas independientes (no menciona cuáles). El informe menciona que en el 2008 ya se había desembolsado 1 millón 700 mil dólares.

Otra de las inversiones del INSS fue la destinada para el proyecto Casas para el Pueblo, fuertemente cuestionado en su momento. La historia contada por el presidente ejecutivo del INSS es que esto fue un préstamo de 1 millón 200 mil dólares a la empresa Tecnosa, para la construcción de 440 viviendas en el centro de Managua.

Según López, Tecnosa --que resultó ser empresa vinculada a Francisco López-- solicitó un financiamiento temporal debido a que se requería “algún tiempo” para que Alba-Caruna tuviera disponibilidad de fondos”, es decir, se trataba de un préstamo de alto riesgo, ya que en el mercado financiero se pueden obtener los recurso o no se pueden obtener.

Pero según López, al contar con la disponibilidad de fondos de la fuente definitiva, Tecnosa canceló ese préstamo “pagando 7,000 dólares de interés, correspondiente al 7% anual que se le cobró por todo el monto prestado”. Aquí el presidente del INSS no define el tiempo que duró la operación para hacer un cálculo sobre lo cobrado.

Otra inversión realizada por el INSS fue con la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI) para la ampliación y reparación de la pista del Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”, por un monto de 5 millones de dólares. No existe ningún informe público sobre los resultados de esta operación, si ya se canceló, cuánto ganó el INSS.

Como garantía del préstamo se puso “contratos con líneas aéreas”, no menciona cuáles son estas líneas aéreas y las condiciones de los contratos que se supone que son de carácter privado.

Una vieja historia

Pero este problema no es sólo de la actual Administración. Desde hace muchos años el INSS ha realizado una serie de operaciones, de las que no se sabe el resultado. “Al Bavinic (1994-1996), 14 millones de dólares para construcción de viviendas con hipotecas.

Al desaparecido Pribanco, en 1999, le prestó un millón de dólares para financiamiento de largo plazo de viviendas en Ticuantepe.

Al desaparecido Interbank, en 1999, se le prestó un millón dólares para financiamiento de largo plazo de viviendas “Condominio Las Colinas”.

Hasta “donaciones” disfrazadas

Pero también el INSS ha realizado algunas donaciones. En marzo de 1999 el Consejo Directivo del INSS donó al Incae 10 mil dólares correspondientes a un adeudo de cotizaciones por 23,334 dólares, y el remanente lo dejan para pagos a becas de funcionarios del INSS.

En agosto de ese mismo año, 1999, el consejo directivo aprueba el pago de gastos en que incurrió William Zarruck en su traslado desde Estados Unidos para ocupar el cargo de vicepresidente del INSS.

En 1999, el Consejo Directivo vende por 20 mil dólares propiedad del INSS en El Tránsito, al señor Marvin Pérez Meléndez, que es utilizada por la diputada Jamileth Bonilla.

En mayo de 2001 Marta McCoy (entonces Ministra de Salud) recibe préstamo de 21 mil dólares para adquirir una casa del INSS valuada originalmente en 60 mil dólares y rebajada a 52 mil.

Julio de 2000: el Consejo Directivo --y por lo tanto los cotizantes nicaragüenses--, decidieron otorgar la cantidad de 15 mil dólares en concepto de reconocimiento de su labores como miembro al ingeniero José Marenco Cardenal, quien ahora ocupa el cargo de magistrado en el Consejo Supremo
Electoral.

Cada año el INSS publica un anuario estadístico en el que da a conocer la cantidad de pensionados, el número de cotizaciones, datos sobre las pensiones, pero no dicen nada sobre las inversiones.

-------------------------------------------------------------------------------

Vicepresidente Morales Carazo sobre el INSS:

“Examinar también gastos operativos”

* Qué va a ser la “caja chica” de los gobiernos… ¡ha sido “la caja grande!”, aseveró

Edgard Barberena

El vicepresidente Jaime Morales Carazo recomendó ayer una total revisión de los costos administrativos y operativos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). En declaraciones ofrecidas a este rotativo, el vicemandatario recordó que el pasado 5 de agosto conversó con el representante residente en Nicaragua del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gabriel Di Bella, donde analizaron diversos aspectos de la economía nicaragüense, así como el tema del Seguro Social.

En la conversación de la que fueron testigos Luis Cubeddu, jefe de la misión saliente, y Gastón Gelos, jefe de la misión entrante, los representantes del FMI hicieron referencia a lo que será la cuarta y la quinta revisiones (de los acuerdos establecidos por Nicaragua con el organismo financiero internacional) que se realizará en el transcurso de septiembre.

No se trata de condicionamientos

Durante la entrevista, dijo don Jaime que los representantes del FMI señalaron que ellos esperan escuchar propuestas de Nicaragua, pues no se trata de condicionamientos ni, mucho menos, en relación con el bono salarial y aspectos relacionados con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, “relativo a su actual funcionamiento operativo-financiero, tema que es independiente al del orden macro y conceptual de las pensiones y de su capacidad de cobertura en el futuro”. Cuando le consultamos a Morales Carazo sobre las afirmaciones periodísticas de que el Estado saca demasiado dinero de las arcas del INSS convirtiéndolo en una “caja chica”, el vicemandatario dijo: “Normalmente, desde que se creó el Seguro Social, ha sido utilizado por algunos gobiernos no como una “caja chica”, sino como una “caja grande, enorme”.

Dice que ese problema hay que irlo afrontando desde ahora, y por eso se va a preparar una propuesta inicial para conversarla con el FMI, y que la misma contendrá lo que piensan los sectores de la vida económica y social del país en torno a este asunto.