Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El delegado presidencial de Inversiones, Álvaro Baltodano, confirmó ayer que la empresa textil de capital norteamericano Cone Denim no se reabrirá de momento. Al menos este año, eso no ocurrirá.

Baltodano confirmó que han sostenido encuentros con los dueños de la textilera a fin de que reinicie operaciones en la capital, pero “para ello se necesita que Nicaragua eleve su producción de pantalones, ellos van a abrir cuando en el país lleguemos a una cantidad de pantalones determinada que llene las necesidades de la empresa”.

La última reunión del Gobierno con los propietarios de la textilera fue el pasado jueves, pero no hubo avances según se supo de forma extraoficial.

Baltodano planteó que este año están trabajando “aceleradamente” para aumentar la producción de pantalones. La meta es lograr exportaciones que superen los 100 millones de dólares. “Hablamos de unos 130 millones de dólares”, detalló.

Tela sin compradores

“Cone Denim necesita que hagamos eso porque (con lo que se elabora) no tendrían a quién venderle la tela”, reiteró el delegado presidencial.

La empresa descrita, dedicada a la producción de tela de mezclilla, fue inaugurada en abril de 2008. En ese entonces inició operaciones con una inversión de 100 millones de dólares, generando 800 empleos directos y 20 mil indirectos. La meta era operar 40 años en Nicaragua, de forma ininterrumpida.

Sin embargo, por la falta de compradores del producto materializó despidos gradualmente hasta cerrar operaciones en 2009, llevando al desempleo a 700 obreros. Baltodano comentó al respecto que en general todos los trabajadores se ubicaron en otras textileras.

“Porque era un personal altamente calificado. Ahora la meta, como repito, es que Cone Denim vuelva a operar y en eso seguimos trabajando”, aseguró.

Están tras Venezuela, aunque…

Por otro lado, adelantó que tienen como meta introducirse en el mercado venezolano con productos de manufactura. “A la fecha, eso es lo que nos interesa. Estamos ahorita tratando el tema con el Gobierno venezolano y con el sector privado venezolano”, señaló, dejando entrever que no están buscando un tratado de libre comercio con ese país.

“Lo primero es abrir el mercado tal como está ocurriendo con los productos agropecuarios, cuyas exportaciones hacia Venezuela suman los 250 millones de dólares. Lo que queremos, entonces, es comenzar a exportar manufactura, en eso estamos”, puntualizó.