•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

La Corporación Multinacional Dole Food Company, Inc. Dole, está siendo desenmascarada con las recientes revelaciones y evidencias públicas, que muestran que manipuló maliciosa y criminalmente a los testigos en el proceso judicial llevado en contra de esa compañía en una corte de Distrito de Los Ángeles, California, revela un informe enviado a la Asamblea Nacional por la abogada Verónica Elizabeth Navarro.

La jurista aseguró que ahora Dole está envuelta en un nefasto complot por haber practicado una “defensa puñalera”, que abusó del sistema judicial y de las leyes, cuando se defendió por los reclamos en los casos de esterilidad de los trabajadores bananeros nicaragüenses.

“Las evidencias sacadas a luz son abrumadoras ya que Dole conspiró y ‘acorraló’ con engaños y falsas evidencias a los abogados de los trabajadores demandantes y después acusó a los abogados y a sus miles de clientes de confabularse para defraudar a Dole, y sin importarle la justicia, la Dole rehúsa compensar justamente a las víctimas del pesticida Nemagón o Fumazone DBCP, después de que los veredictos de jurados de los Estados Unidos establecieron un promedio de valor precedente de aproximadamente un millón de dólares por cada nicaragüense bananero esterilizado en el caso del juicio Téllez y otros”, dijo.

Los actores y un breve resumen

En su escrito la abogado señaló a Jaime González, como agente de la Dole, operativo de la “Alianza Diabólica”, autor y arquitecto de la trama contra todos los afectados. Es prófugo de la ley y buscado por las autoridades nicaragüenses por ser un abusador sexual de niñas, fue escondido en Costa Rica por Dole por órdenes de la Jueza Victoria Chaney, de Los Ángeles, California.

“En grabaciones de video y audio, él admite que su testimonio secreto para la Dole contra los bananeros, los abogados y jueces nicaragüenses es falso y también reclutó a otros dos operativos de la “Alianza” para reforzar su propio testimonio falso de una conspiración internacional de fraude de parte de los abogados de los bananeros contra la Dole en Nicaragua, en marzo de 2003, cuyos testimonios falsos y secretos fueron usados profusamente por la Dole y la jueza Chaney en Los Ángeles, California para, injustamente, difamar y destruir la esperanza de hacer justicia a los miles de bananeros esterilizados por el pesticida DBCP”, afirmó la abogada.

Señaló a González como la mano derecha de Victorino Espinales, a quien calificó como “el líder de la siniestra alianza”, asociada, cercana y manipulada por el vicepresidente y abogado corporativo de la Dole, Michael Carter. La jueza Chaney se prestó en toda la trama de Dole/Alianza para robarle la justicia a todos los bananeros”.

Cronología del uso inescrupuloso del pesticida DBCP

La abogada reveló que en los años setenta, la Standard Fruit Company, después Dole Food Company, Inc. Dole utilizó un pesticida por casi una década en varias plantaciones bananeras del tercer mundo, el dibromocloropropano, DBPC, uno de los químicos más tóxicos conocidos por la ciencia, ya que su contacto causa esterilidad masculina.

Afirmó que en la década del cincuenta, científicos hicieron pruebas del DBPC con animales, comprobando que este químico es altamente tóxico y que causa esterilidad, a pesar de esto el pesticida fue fabricado y usado en plantaciones de los Estados Unidos y en otros países y continentes.

Aseguró que en 1977 se encontró que el DBCP había esterilizado a varios hombres que manipularon este químico en California. La Agencia para la Protección del Medio Ambiente, PA de los Estados Unidos, suspendió su uso ese año. La compañía química Dow (manufacturadora del químico), recolectó todas sus existencias del pesticida en Estados Unidos, pero Dole, sin importarle nada, insistió en que Dow le continuara suministrando el pesticida para utilizarlo en plantaciones extranjeras, incluso hasta amenazó a Dow con una demanda por incumplimiento de contrato de venta.

De acuerdo con la abogada, para garantizarse la venta, Dole y Dow ejecutaron en 1978 un contrato de inmunidad e indemnización para eximir a Dow y pagar sus abogados en caso de que alguna vez surgiera cualquier demanda de indemnización a terceros por seguir con la compra, venta y uso del pesticida, incluyendo los trabajadores de plantaciones bananeras en el extranjero.

Esto, después que ambos, Dole y Dow, ya sabían las afectaciones que este químico causaba. Posteriormente, Dow vendió más de 500 mil galones del DBCP a Dole, que destinó a las plantaciones del tercer mundo, incluyendo Nicaragua. La PA prohibió el uso del DBCP en 1979. Dole continuó utilizando miles de galones del pesticida sobre miles de acres de bananeras, años después de haber sido suspendido y prohibido en Estados Unidos, por haber dejado estériles a trabajadores de plantas químicas en California y otros estados.


Dole se ha rehusado a informar sobre los peligros del pesticida
La jurista Navarro expresó que el contrato de inmunidad e indemnización de 1978 entre Dole y Dow, como condición por la venta del químico que Dole le hacía a Dow era único, ya que ningún contrato anterior tenía semejante cláusula diabólica de indemnización.

“Dole falló todavía más, al no proveerles nunca a los trabajadores la ropa protectora o aditamentos preventivos, recomendados por los fabricantes y hasta hoy, Dole ha rehusado a advertir e informar a los ex trabajadores bananeros de los peligros a los que fueron expuestos.

Tampoco ha ofrecido pruebas médicas de esterilidad. Todos estos hechos, más la evidencia, fueron claramente revelados en el caso Téllez, en la Corte Superior de Los Ángeles y se reflejaron en los veredictos resultantes del jurado, incluyendo veredictos por malicia corporativa y castigo con daños punitivos o ejemplares en contra de Dole. Más aún, el jurado encontró a Dole responsable en el Caso Téllez, “por ocultamiento fraudulento”, al no informarles a los trabajadores de las plantaciones los peligros de esterilidad que el contacto con el pesticida conllevaba”, afirmó.

“Dole, culpable”

Dijo que después de varios años de litigación y un juicio de jurado de cuatro meses (un jurado de doce personas), Dole fue encontrada culpable en noviembre de 2007, de haber esterilizado a seis inocentes trabajadores nicaragüenses que trabajaban en sus plantaciones bananeras. Este juicio fue entablado en una corte civil superior de Los Ángeles, dicho caso bastante difundido se le conoce como Téllez, que estableció precedente y el valor promedio por un esterilizado de un millón de dólares por persona.

Indicó que con otros miles de reclamantes esterilizados esperando su día en Corte, la Dole desesperada y como último recurso, recurrió a acusar falsamente a los abogados y a los afectados de un supuesto gran fraude para evitar sus responsabilidades y no compensar nada a nadie en Nicaragua, y todo increíblemente con gran éxito para la Dole, siendo asistida en toda la trama siniestra por la jueza Chaney.

La jurista Navarro expresó que además de los veredictos de Maldad Corporativa y daños ejemplares en contra de Dole, hay mucha evidencia judicial y otros hechos recién descubiertos que revelan que la transnacional ha empantanado a los abogados de los demandantes y sus clientes, con testigos falsos, sobornados e instruidos por sus agentes, para que cometieran perjurio en los testimonios y declaraciones secretas, aprobadas por la jueza Victoria G. Chaney, de la Corte Superior de Los Ángeles.

Según ella, la jueza californiana increíblemente le dio a todos los testigos falsos de la Dole una cortina de secreto más impunidad para acusar falsamente a los abogados demandantes y a sus clientes por fraude, en una retorcida trama para descartar una segunda demanda de esterilidad de 10 trabajadores bananeros en la demanda conocida como Mejía. Con este procedimiento y falsas evidencias pretende tildar como fraudulentos a todos los otros miles de trabajadores de las plantaciones de Nicaragua para que ningún afectado nicaragüense pelee justamente por un veredicto en ningún país.