•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Varias familias estelianas cuyos parientes durante los últimos dos meses habían partido hacia Estados Unidos, vía terrestre e indocumentados, se encuentran muy preocupadas ante la posibilidad de que haya nicaragüenses entre los 72 migrantes masacrados en Tamaulipas, estado de México.

El éxodo de habitantes de este departamento hacia la Unión Americana parece incontenible, al punto que al mes son 10 ciudadanos los que se van en busca de una segunda oportunidad que no lograron encontrar en su propio país. Son tantos los estelianos que viajan de cualquier forma, que por lo menos se hallan detenidos por la Migra 40 de ellos sin papeles.

Una de las madres que se encuentra sumamente abrumada es la señora Teodora Huete, quien asegura que, hace unos dos meses, su hijo partió indocumentado hacia Estados Unidos. Según ella, una vez que llegó a la frontera entre México y Estados Unidos se hizo pasar como salvadoreño.

Otra progenitora que teme que su vástago se encuentre entre los masacrados por bandas de narcotraficantes que operan en la frontera norte de mexicana, es doña María Espinoza. Ella señaló que Andrés Espinoza se hizo pasar como ecuatoriano, una vez que llegó a México.

Los promotores de la Red de Migraciones desde la Sociedad Civil en Estelí confirmaron que al menos diez personas de este departamento cada mes intentan viajar a Estados Unidos, sin embargo, la mayoría de veces su esfuerzo es infructuoso.

Antes de que el gobierno de Estados Unidos incrementara la vigilancia en su frontera sur, de esos diez estelianos que intentaban pasar a suelo gringo, unos ocho lo lograban.

De éstos, entre dos y cuatro eran deportados, porque en busca de trabajo debían movilizarse de un estado o ciudad a otro. También eran apresados en el mismo estado y la migra los deportaba.

Con la agudización de la crisis económica en Estados Unidos, el empleo se ha reducido, y, con ello, las dificultades afloran para los indocumentados, ya que no sólo son discriminados, sino que muchas veces las redes del narcotráfico internacional tratan de involucrarlos en el traslado de estupefacientes.

Ahora es poca la cantidad que los “coyotes” traficantes de indocumentados logran pasar, no sólo por el incremento en la vigilancia en la frontera sur de EU, sino por el endurecimiento de las leyes en el país.

En Estelí, el portavoz de la Policía, teniente David Lazo Valle, dijo desconocer a ciencia cierta que haya alguna persona de este departamento entre los masacrados la semana pasada en una finca en Tamaulipas.

Contactos con Interpol
No obstante, señaló que ante la posibilidad de que pueda haber víctimas nacionales, han establecido coordinaciones y comunicación con la Policía Internacional, Interpol, para confirmar si hay compatriotas en realidad.

Calificó de normal la preocupación de los familiares de personas que en días anteriores a la masacre hayan viajado indocumentados o como se dice popularmente “mojados”, aunque no se tiene verificado nada.

La Policía de Estelí trabaja día a día para evitar que los pobladores del departamento viajen indocumentados hacia otros países. Cabe señalar que el CA-4 entre los gobiernos de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, permite a los nacionales de cada país movilizarse sólo con las cédulas, lo que en cierto modo evita que existan controles efectivos.

Es del conocimiento público que al menos 40 estelianos guardan prisión en Estados Unidos porque Migración los ha sorprendido indocumentados en esa nación. Lo peor es que hay algunos que han intentado varias veces pasar indocumentados, y en todas han sido sorprendidos por la migra, y cuando alguien es reincidente, según el testimonio de un ciudadano llamado Salvador Figueroa, son más crueles.