•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Paul Argüello, Gerente General de los bienes del lanzador de Grandes Ligas, Vicente Padilla, declaró a EL NUEVO DIARIO que el ingeniero Aníbal Palma Oviedo, quien denunció al pelotero por una deuda de 228 mil córdobas, no era su empleado, sólo un facilitador de servicios profesionales.

Argüello dijo que Palma no tenía contrato como trabajador de Vicente Padilla, y a su juicio ni siquiera trabajó profesionalmente, porque la residencia inaugurada el 21 de diciembre, cuando cumplió años doña Florentina Ordóñez, madre de Padilla, tiene daños en el piso y el techo.

Manifestó que Palma era el supervisor de la obra, por lo tanto, debe solicitar a las personas que trabajaron para él que reparen los daños de la mansión ubicada en Cañalito, jurisdicción de Chinandega.

“No voy a pagar caprichos, hay cosas que quedaron mal en la casa. Él no tiene la razón, era supervisor y debería entregar un acto de finiquito de la obra a su dueño y no lo hizo. Se está aprovechando del nombre de Vicente Padilla, si es demostrable se pagará”, aseguró Argüello, quien agregó que defenderá el patrimonio del pelotero.

Aníbal Palma expresó que familiares de Padilla, tal como lo revela una constancia, recibieron a entera satisfacción los trabajos supervisados por él, por lo que le extraña el argumento de Argüello. Manifestó que tiene interés de encontrar una salida negociada al dinero que le debe Padilla.