•  |
  •  |
  • END

Bajo presupuesto para salud y educación, el sostenimiento de la pobreza y falta de claridad de las instituciones estatales para cumplir con los derechos de los niños, son algunos de los retos que continúa arrastrando nuestro país, según el IV informe complementario sobre el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos de la Niñez.

Dicho informe fue presentado por la Federación Coordinadora de ONG que trabaja con la niñez y adolescencia, Codeni.

Adilia Amaya, representante de Codeni, consideró que en alguna medida se va avanzando en los puntos planteados por la Convención del Niño, pero que todavía hace falta mucho por hacer.

Entre los aspectos principales está que las instituciones encargadas de hacer efectivos los derechos de la niñez en Nicaragua, deberían tener claro su rol como garantes, y hacerlos efectivos en el tema de la salud, de la educación, o en protección especial, para poder dar saltos de calidad.

“Asimismo, el tema de presupuestos es un elemento central. Como Codeni hemos propuesto más recursos para salud y educación, pero aún eso no camina como quisiéramos”, expresó.

Pobreza continúa

Amaya señaló que somos un país que oficialmente habla de tener avances en los indicadores de pobreza y de reducción de la extrema pobreza, sin embargo, el problema sigue existiendo para generar desigualdad y discriminación en la niñez.

Puntualizó que hay mejoría en la situación de la educación, pero que la deuda con la niñez es enorme, comenzando con el tema de la secundaria, ya que de cada cien niños y adolescentes, sólo el 40 por ciento logra concluir sus estudios.

Eso significa que hay una gran cantidad de jóvenes que buscan mercado laboral sin la capacitación y sin la preparación necesarias, por lo que terminan en labores con bajos salarios, lo que les mantendrá en la pobreza.

A esto se suma que medio millón de niños en edad escolar no van a la escuela, sobre todo en las zonas rurales. Asimismo, la enseñanza en la lengua autóctona no se está aplicando a cabalidad.

No hay programas escolares que cubran toda la Costa del Caribe, y sólo el 35% de estas escuelas aplican la educación en la lengua autóctona.

Otra alerta remarcada en el informe es que para el seguimiento a la Convención de la Niñez y Adolescencia, se creó desde 2003 el Consejo Nacional de Protección Integral a la Niñez, Conapina, pero actualmente ese espacio no existe desde 2007.

Dificultad para cumplir metas del Milenio

Es una reivindicación que debe retomarse. “Las metas del milenio tienen que cumplirse como país, y se necesita efectuar la evaluación de los avances de manera coordinada con las instituciones de gobierno. Por eso nuestro reclamo de tener una instancia nacional que le dé seguimiento conjunto a la situación de los derechos de la niñez, para ver cómo se va caminando”, expresó Amaya.

Jorge Freire, coordinador general de la Red Centroamericana y Caribeña por la Defensa de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, dijo que Nicaragua pertenece al colectivo centroamericano, con los mismos problemas de lentitud y dificultades para alcanzar las metas en los períodos planteados.

El informe presentado por Codeni es un documento alternativo y complementario al oficialista, planteado desde la perspectiva de sociedad civil, con sus valoraciones sobre los niveles de la aplicación de los derechos de la niñez.