•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La representante en Nicaragua del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), María Jesús Conde, advirtió hoy sobre un incremento de las muertes neonatales en el país, lo cual, "nos aleja de los Objetivos del Desarrollo del Milenio".

"En la mortalidad neonatal, que es la que se produce en los primeros 28 días del nacimiento, ha habido un crecimiento. Hemos pasado lamentablemente de 15 a 16 fallecidos por cada 1.000 nacidos en Nicaragua", alertó la funcionaria de Unicef.

Aclaró que la mortalidad neonatal "está asociada exclusivamente a la calidad de la atención médica sanitaria. No tiene nada que ver con los hábitos, ni con la alimentación, ni con nada relacionado con la familia".

"Solamente la atención médica los puede salvar"
Conde explicó que se trata de niños que nacen con algún tipo de problema y "solamente la atención médica los puede salvar. Están todavía en manos de los servicios médicos y es allí donde se ha producido ese despunte" de fallecidos, anotó.

La representante de Unicef en Nicaragua observó que esas muertes están ocurriendo en algunas zonas de este país, donde, según ella,la calidad de la atención y la cobertura no ha mejorado.

"Estamos hablando de las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur, y de zonas rurales, donde todavía la cobertura de la salud no es universal", precisó.

"Muertes infantiles son evitables"
No obstante, reconoció que en términos generales "ha habido una mejora" en materia de mortalidad infantil, al pasar de 36 a 35 los fallecidos por cada 1.000 nacidos, aunque también llamó la atención que "muchas de estas muertes son evitables".

Señaló que las muertes de niños menores de cinco años están relacionadas, principalmente, con la desnutrición infantil, parto adolescente, embarazos de alto riesgo y con prácticas inadecuadas de salud.

La funcionaria de Unicef recomendó al gobierno nicaragüense invertir más en el sector salud para cumplir con los Objetivos del Desarrollo del Milenio en esa materia.