•  |
  •  |
  • END

La ex notaria del Estado, Morena Avilés, fue sentenciada a seis años de prisión por ser autora directa de los delitos de estelionato y estafa en perjuicio del Estado y de Enrique Gulke.

El juez Quinto Penal de Juicio, Sergio Palacios, leyó la sentencia a Avilés, quien deberá cumplir la condena en la Cárcel de Mujeres “La Esperanza”, donde fue trasladada ayer por orden judicial.

Al momento de la sentencia, Avilés, con una expresión tensa, estuvo acompañada de su abogado defensor, Guillermo Avilés, familiares y algunos trabajadores de los juzgados que la conocen por ser litigante.

Morena insistió en declararse inocente después de escuchar la sentencia, y adelantó que promoverá un incidente de nulidad del veredicto de culpabilidad emitido por los jurados, quienes considera fueron “inducidos y presionados” por los acusadores, Fiscalía y Procuraduría.

La Procuraduría y la Fiscalía acusaron a Avilés de vender cinco lotes de terreno que eran propiedad del Estado, aunque aún no estaban inscritos, lo que fue aprovechado por la abogada del Estado para vendérselos a Gulke, a través de documentos públicos falsificados.

El juez Palacios, en los considerándoos de la sentencia, expuso que si bien los lotes no estaban registralmente a nombre del Estado, Avilés, como notaria del Estado no podía ignorar que le pertenecían.

Gulke declaró ante los jurados que el primero de febrero de 2006, cuando Avilés fungía como notaria del Estado, le entregó un cheque por la cantidad de ocho mil dólares para la compra de cinco lotes de terrenos aledaños al antiguo Hotel Nicaragua, en el barrio Santo Domingo.

La sentencia del juez Palacios refiere que Avilés admitió en juicio que recibió los ocho mil dólares en concepto de comisión por la venta de los terrenos, aunque sabía que pertenecen al Estado, en virtud del Decreto Ley 903 del cuatro de diciembre de 1981, pero aún estaban inscritos a nombre de sus antiguos dueños, entre ellos un muerto.

Una sola pena
El juez Palacios estableció la pena de seis años de prisión por considerar que se dio un concurso real, material y objetivo de delitos, para lo cual la ley establece que se debe imponer la pena mayor del delito más grave, y en este caso, el estelionato y la estafa tienen la misma pena.

Palacios subsumió el delito de falsificación de documentos públicos a los delitos de estafa y estelionato, y consideró que la solicitud de la Fiscalía de establecer penas separadas por cada delito es una exageración.

Guillermo Avilés Flores, defensor de Avilés, dijo que además de apelar de la sentencia condenatoria, harán uso de otros recursos legales, porque desde el inicio se incidentó por falta de jurisdicción, ya que era un asunto civil por existir de por medio un contrato en el que medió la voluntad de las partes.

Avilés dijo que Gulke firmó de su espontánea voluntad la compra-venta de los lotes de terreno en el que su representada actúo como comisionista y no en calidad de abogada, ni de notaria del Estado.