•  |
  •  |
  • END

El bono de 529 córdobas que desde mayo reciben 145 mil trabajadores del Estado, denominado por el gobierno “socialista, cristiano y solidario”, por ser supuestamente regalo de Venezuela, es parte de los préstamos “a largo plazo” que financia ese país, aseguró ayer el presidente Daniel Ortega.

Ortega desveló que el bono no es una dádiva ayer por la noche, luego de que en el día, el asesor presidencial, Bayardo Arce, corrigió las aseveraciones que el gobernante dio el lunes, sobre el tema de la sobre recaudación y garantía en las reservas para el bono.

Después de anunciar que el próximo lunes enviará el proyecto de reforma al Presupuesto General de la República y que el dinero sobre recaudado se destinará a salud, educación, al Ejército y a la Policía, Ortega explicó que el bono se financia con las utilidades de las empresas que forman parte del ALBA.

Utilidades que “podrían estarles quedando en las empresas del ALBA, pero encontramos la forma, siguiendo los mecanismos normales, de préstamos a largo plazo, precios bajos, para poder contar con ese bono”.

El mandatario, con esta aseveración, le agrega un elemento nuevo al enredo bajo el cual se maneja la cooperación venezolana.

Se deduce que los “préstamos a largo plazo y a precios bajos” a los que se refiere el mandatario, son los que fueron convenidos dentro del Acuerdo Energético rubricado el 29 de abril de 2007.

Dicho pacto establece que del total de la factura petrolera venezolana, un 25% será destinado para los fondos ALBA para realizar obras sociales, y otro 25% será cancelado en un plazo de 23 años con dos años de gracia, mientras el restante 50%, Nicaragua lo pagaría en un máximo de 90 días.

En su última visita al país, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, aseguró que la cooperación que da a Nicaragua es de Estado a Estado, lo cual contradice el uso que el gobierno le da a esos fondos, cuyas partidas no entran al Presupuesto General de la República.

La “corrección” de Arce
El presidente de la República, Daniel Ortega, indicó el lunes pasado que “no” existían “físicamente” los 1,400 millones de córdobas, en concepto de sobre recaudación, porque entre otras cosas parte de 500 millones ya se habían colocado en las reservas del Banco Central como una “garantía” del bono “cristiano y solidario” de cara a 2011, y tres días después el asesor económico del presidente, Bayardo Arce, salió “enmendándole la plana” con otra versión sobre el bono y la sobre recaudación.

Arce afirmó ayer que sí existe ese dinero, y destacó que una parte será utilizado para enfrentar los desastres ocasionados por las lluvias en el país, y otra para cubrir los déficit que tienen acumulados algunas instituciones del Estado, cuyos presupuestos no les alcanza para cubrir pagos de servicios básicos, como el de energía.

Ortega textual
El presidente dijo textualmente el lunes pasado que “… En esto, quiero ser bien claro... no hay, no existen los 1,400 millones que tanto han hablado algunos compañeros, no existen... líquidamente, físicamente, no existen. ¿Por qué? Porque parte de esos 1,400 millones ya están comprometidos. Cerca de 500 millones ya están comprometidos, porque, por nuestra propia iniciativa decidimos dar ese paso de colocar 500 millones en las reservas de Nicaragua, del Banco Central”.

Arce textual
Entre tanto, Arce enfatizó que: “Vamos a presentar una reforma presupuestaria porque ya hemos dado a conocer que hay una sobre recaudación de 1,400 millones de córdobas en los ingresos tributarios y esto tenemos que incorporarlos al Presupuesto para poder ejecutarlos, máxime que tenemos una fuerte demanda para enfrentar los efectos de las lluvias… recuerden, además, que el 15 de octubre (próximo) debemos enviar el Presupuesto 2011, entonces primero tenemos que mandar la reforma del Presupuesto 2010 para montar sobre esa lógica, el Presupuesto del próximo año”.

“El bono nada tiene que ver con la reforma del Presupuesto (2010). Los 500 millones no salen de los 1,400 millones de córdobas. Hay una donación del ALBA, que consciente de que por nuestras limitaciones no se podía ajustarle el salario a los trabajadores, hicieron una donación para poder dar el bono durante unos meses. Entonces la inquietud que nos planteaba el Fondo Monetario es que si ese sector (de trabajadores) que recibió ese bono lo va a recibir el próximo año, ¿qué va a pasar el próximo año? Sobre todo, siendo electoral, donde todo el mundo mantendrá la expectativa de que se mantenga”, expuso.

En ese sentido, “nosotros le hemos planteado que tenemos el compromiso, la promesa, de que el ALBA va a mantener el bono el próximo año. Pero como esto es algo que no está inserto en la economía nacional porque es algo que viene de una donación externa, no del Estado, nos han planteado que sería bueno que tengamos en las reservas un fondo equivalentes al bono, por si fuera necesario bajo el supuesto de que a última hora el ALBA no lo diera. De eso se trata”, explicó.

Sin embargo, “nosotros tenemos plena seguridad de que vamos a contar, porque así nos lo dijeron, con los fondos ALBA para mantener el bono en 2011. (Así que) el bono no sale del Presupuesto, no sale de los 1,400 millones de córdobas, sigue siendo cooperación externa”, enfatizó el asesor económico presidencial.

Dos rectificaciones a Ortega
Las palabras de Arce no sólo corrigen a Ortega sobre la real existencia de la sobre recaudación, sino que, además, “libra” al Presidente del delito que había asumido “por su propia iniciativa”, de legislar sobre el Presupuesto, materia privativa de la Asamblea Nacional.

Instituciones del Estado morosas
Arce recordó que la reforma al Presupuesto 2010 será presentada ante el Parlamento en lo que resta de septiembre, tras reiterar que los 1,400 millones que incluya serán destinados para habilitar la red vial y el resto de problemas ocasionados por las lluvias.

“Hay que ayudar a las familias damnificadas. También hay que cubrir los déficit de las instituciones del Estado. Recuerden que el presupuesto de este año lo mantuvimos en los mismos niveles de 2009, para mantener el equilibrio económico del país, sin embargo, algunos precios de la economía subieron, hubo aumento de la energía y eso ha creado déficit en las instituciones, sus presupuestos no les alcanza para pagar los servicios”, mencionó.

“Y el problema no sólo es que no tengan para pagar los servicios, sino que esto nos crea una cadena, porque si las instituciones no pagan los servicios a las distribuidoras, las distribuidoras no tienen cómo pagar a las generadoras, y éstas entonces no tienen con qué pagar el combustible (para generar energía)”, puntualizó.