•  |
  •  |
  • END

Este próximo lunes, los conjueces ilegalmente integrados a la Corte Suprema de Justicia recibirán su primer pago oficial en ese poder del Estado. Aunque recibirán la mitad del salario (un poco más de 50 mil córdobas) que devengan los magistrados propietarios liberales, a quienes llegaron a sustituir desde el 11 de agosto, el resultado de su faena ha sido: 182 sentencias en 22 días.

La “disciplina o sumisión” que han mantenido ante los magistrados y ex magistrados orteguistas ha llevado a que los magistrados liberales los denominen “esquiroles de la justicia”.

Llegan antes que los condenados
Los lunes a las 8 en punto de la mañana ya están en la Corte, de manera que a las nueve todos están sentados en sus lugares en la Sala de Vistas y Alegato Orales, para escuchar las audiencias de Casación en materia Penal.

Son tan puntuales los conjueces que el quórum termina siendo integrado mayoritariamente por ellos (seis), y apenas por tres o cuatro magistrados o ex magistrados orteguistas. Incluso, el lunes 30 de agosto, la magistrada Ligia Molina tuvo que salirse de la Sala, pues ya no cabía.

Otra característica de esta sala integrada por conjueces es que ahora son ellos los que esperan a los del Sistema Penitenciario para que lleven a los condenados, mientras que cuando el Tribunal sentenciador estaba integrado sólo por magistrados propietarios, los reos pasaban hasta media hora esperando que se integrara el tribunal.

Se clavan en las sillas
No se levantan de sus sillas desde que llegan hasta que pasan las tres audiencias, mientras que los “propietarios” casi siempre salen hacen y reciben llamadas telefónicas.

Sin meter que en otras ocasiones los magistrados propietarios se van hasta su despacho a mediados de la primera audiencia y vuelven hasta escuchar el amén de la segunda audiencia, pero al final todos firman los autos de sentencia.

En tres reuniones de la supuesta Corte Plena se han homologado las 182 sentencias, primero 55, luego 71, y ayer 56. Esta cifra es destacada por magistrados orteguistas, quienes alardean con el éxito de los grupos de trabajo con conjueces, mientras que los liberales aseguran que están firmando sentencias que ellos ya habían trabajado convirtiéndolas en ilegitimas. “Llenas de nulidad absoluta”.

Hasta su aguinaldito
Al final, 55 mil córdobas mensuales no le caen mal a nadie y el combustible para trasladarse tampoco. Como están las cosas, habrá conjueces para rato en la CSJ, como dijo el doctor Rafael Solís: “Hasta diciembre si quieren”. Esto les dará acceso a aguinaldo proporcional, pues “ellos son trabajadores del Poder Judicial y no es delito que se les abra su cuenta de débito para pagarles”, expresó Roberto Larios, jefe de prensa de la CSJ.