•  |
  •  |
  • END

El Ministerio del Trabajo otorgó el lunes 13 de septiembre como día de descanso obligatorio a cuenta de vacaciones para los trabajadores del Estado, extendiendo así el feriado de martes 14 y miércoles 15 de septiembre, para unas largas vacaciones que abarcarán cinco días, algo que no ha caído muy en gracia entre los sectores empresariales del país.

De acuerdo con el comunicado dado a conocer por el Mitrab, el lunes 13 por caer encajonado fue declarado de “descanso obligatorio a cuenta de vacaciones para todas las personas trabajadoras del Estado”, mientras que en las empresas privadas prevalecerá lo que se acuerde entre las partes.

La justificación del gobierno para otorgarlo a cuenta de vacaciones es que “debido a que el día lunes trece sería un día normal de trabajo, obligaría a desplazarse a miles de personas trabajadoras de todos los puntos del país”.

Están exceptuadas de esta disposición las actividades “que no puedan interrumpirse por encontrarse dentro de los casos previstos en el Código del Trabajo”.

Fomenta cultura de no trabajo

El experto en temas fiscales, René Vallecillo, criticó la medida, ya que “lo que más afecta es la cultura de no trabajar. En vez de tener cultura de trabajo eficiente, de calidad, creamos una cultura de no trabajo, y eso repercute en la vida nacional, la gente no se preocupa por hacer bien las cosas y el Estado no es el que da la señal”.

La medida también afecta la prestación de servicios públicos como aduanas, recaudación de ingresos y las alcaldías, entre otros servicios.

Esto conlleva un retraso para las empresas en la obtención de permisos de operación, al tiempo que también las pequeñas empresas comerciales y alimentos, cuyo principal mercado es el Estado, también dejarán de trabajar estos días.

Práctica hecha costumbre

Según el concejal capitalino, Luciano García, para este gobierno esta práctica ya se hizo costumbre, “no tienen idea de las afectaciones que provoca y que deben asumir tanto las empresas como el mismo Estado”.