•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Un bebé que debió haber nacido en la sala de partos del Hospital de Rivas por cesárea y no por vía vaginal, falleció en el alumbramiento debido a problemas, porque la criatura ingirió sustancias de la placenta y excrementos, cuando luchaba por salir del vientre de su madre.

“La muerte de mi niño es negligencia del personal del Hospital de Rivas, porque no realizaron la cesárea que se les orientó. Pido al Ministerio de Salud que investigue el caso”, dijo Ivón López Guadamuz, de 32 años.

Señaló que nunca tuvo complicaciones en su embarazo y no esperaba tener inconvenientes en el parto, pero lo fatídico inició el 29 de agosto cuando sintió dolores y acudió al centro de salud de San Juan del Sur, y por su estado la remitieron al hospital rivense, y solicitaron una cesárea. Ivón llegó al hospital, pero la sugerencia no fue tomada en cuenta y la dejaron ingresada para que tuviera parto normal.

La versión de Ivón, de que su hijo nació vivo, la secunda su mamá, Mirna Guadamuz, quien agregó que a su hija, tras dar a luz, le habían dejado sus genitales con residuos del parto, por lo que tuvieron que practicarle un legrado.

Francisco Mendoza Lugo, padre del neonato, dijo que no les han dado explicaciones y ni siquiera les suministraron los datos de peso y tamaño de la criatura. Agregó que como parte de las anomalías el personal, desprendió de la tarjeta de Ivón, los dos ultrasonidos.

Minsa investigará
El director del hospital de Rivas, doctor Ervin Ambota, aseguró que la denuncia fue recibida y enviada al Minsa central, y aseguró que una comisión de ginecólogos se encargará de hacer una auditoría.

Explicó que si detectan negligencia se sancionará a los responsables, y, según dijo, los resultados serán presentados dentro de ocho o diez días y los darán a conocer a los padres de la criatura.

Reconoció que la embarazada fue transferida de San Juan del Sur, con orden de cesárea, otorgada por un médico general, “pero al ingresar, nuestros especialistas valoraron que no era necesaria porque el bebé estaba en la semana 40 y no en la 42”, dijo el doctor Ambota.