•  |
  •  |
  • END

México se ha convertido en una gran franja fronteriza, un enorme filtro vertical donde las violaciones sexuales, la violencia, homicidios, secuestros y extorsión es el acontecer diario para los migrantes que buscan el “sueño americano”.

El especialista en el tema, José Luis Rocha, director del Servicio Jesuita para Migrantes, comenta que la masacre de migrantes la semana pasada es una muestra de lo que hacen. Un tema que hoy se abordará en el Tercer Foro sobre Migración y Derechos Humanos que se realizará en la Universidad Centroamericana.

10 mil migrantes secuestrados
“La Comisión de Derechos Humanos de México calculó que en un período de seis meses, entre los últimos meses de 2008 y los primeros meses de 2009, los Zetas secuestraron a casi 10 mil migrantes. Ellos recopilaron esos testimonios, pero esos son los testimonios obtenidos, así que la cifra real podría duplicarse fácilmente”, expresó Rocha.

Indica que la forma de operar de los Zetas es conocida. Toman a un grupo de migrantes, los llevan a una casa o finca alejada, donde los retienen para luego exigir direcciones o teléfonos de familiares en Estados Unidos o lugares de origen, los contactan y piden rescates que van de 2 mil hasta 5 mil dólares por persona. Se estima que por la actividad de secuestro, los Zetas obtienen al menos 50 millones de dólares anuales.

En el caso de las violaciones sexuales a las mujeres que secuestran no hay números, pero a través de testimonios de las víctimas se calcula que de cada 90 mujeres, 23 son abusadas por los Zetas.

Caricatura que lo dice todo
“Bien lo decía en su caricatura Pedro Molina, en EL NUEVO DIARIO, antes del sueño americano está la pesadilla mexicana. Y es que los migrantes son víctimas de los Zetas, las pandillas que se cree pertenecieron a las maras 13 y 18, secuestradores e incluso no pocos policías”, dijo.

En el caso de las pandillas, se dedican principalmente al asalto o a las violaciones sexuales, operando en las zonas ferroviarias. A quien se opone lo lanzan del tren o de “La Bestia”, como lo llaman. Algunos mueren y otros quedan mutilados.

Esta amenaza la sufre toda persona que piensa en México como país de tránsito para llegar a Estados Unidos. El asunto ahora es todo un México plagado de peligros para los migrantes.

“Antes el problema era conseguir el dinero para los coyotes que te pasaban de una frontera a otra y soportar el viaje, pero ahora están los Zetas, que no son los únicos, pero son de los más peligrosos. Éstos son paramilitares renegados, entrenados como soldados y con fuertes conexiones, ligados al narcotráfico y al sicariato, pero ahora operan independientes”, explica.

Rocha comentó que en el foro que se realizará hoy a las 5 de la tarde en el Auditorio “Roberto Terán”, estarán organizaciones que trabajan el tema. El objetivo será presentar experiencias y plantear propuestas a las instituciones estatales para la seguridad de nuestros conciudadanos en el exterior.