Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El sueño de formar los primeros ocho jugadores en la escuela de talento de los Tigres do Brasil terminó en frustración tanto para la Fenifut como para los siete becados, que regresan a partir de mañana, después de cinco meses de entrenamiento en Río de Janeiro.

Los federados confirmaron ayer que los jugadores no se sentían cómodos con el proyecto porque al parecer no eran bien atendidos, se quejaban de la comida, de poco entrenamiento y algunos ni siquiera tenían la edad para estar en la escuela. Tal es el caso de Róger Mejía y de Gerardo Arce.

Ante tanta insistencia de Mejía, Arce, Nicolás Ibáñez, Kevin Gutiérrez, Wilmer Vásquez, Raúl Fuentes y Daniel Rivera, de no querer seguir en Brasil, Fenifut en conjunto con la dirigencia de los Tigres decidió regresarlos y desistir, al menos con ellos, del convenio entre estas dos entidades.

En su comunicado Fenifut y los Tigres do Brasil lamentan la actitud de los jugadores que regresan y de aquellas personas que pudieron haber influenciado en sus decisiones, reservándose el derecho de admitirlos a futuros eventos de Fenifut.