•  |
  •  |
  • END

En números, la triste realidad asociada con las lluvias esconde la angustia de cientos de nicaragüenses que, en los últimos días, quedaron literalmente en la calle.

Defensa Civil informa que en todo el país la cantidad de personas en albergues llegó a 2,196, y de éstas, 1,371 son de la capital. Muchos ya no tienen ni a dónde regresar si se normaliza la situación, pues las aguas del lago Xolotlán avanzaron hasta sus moradas, y apenas pudieron sacar parte de sus pocas pertenencias. Las autoridades les advierten que esas zonas no son habitables, así que no saben dónde vivirán, ni cómo harán para retomar sus vidas. Han recibido promesas, pero tampoco son claras.

Entre ellos también hay niños cuya inocencia les impide comprender la situación, pero que al final son quienes más sufren las enfermedades y las carencias.

Y aunque en el país no hay decreto de alerta oficial por la situación, se sienten sumergidos en una catástrofe. “Torcidamente nos tocó vivir esto”, dice en tono de resignación don Ramón Hernández, un masatepino de 70 años, quien ya perdió la cuenta desde hace cuánto se asentó en la playa del lago, y que en su “desgracia” rememora los que llama “tiempos lindos”, cuando trabajaba en los cortes de algodón en Chinandega. Perdió todo. Se “defendía” con la venta de hojas para vigorón, cuyos siembros “se los comieron las aguas”.

En las últimas 48 horas las lluvias acentuaron su rastro de desgracia. Según informó el general Mario Perezcassar, jefe de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, tuvieron que habilitar cinco centros de albergue más, por lo que hay 25 en todo el país. Ahora los afectados suman 10,236.

No hay reportes de víctimas mortales
Destacó que, pese a la intensidad de las lluvias, no se reportan más víctimas mortales, las cuales se mantienen en 41. Lo que sí aumentó fueron los sitios afectados. En la capital, por ejemplo, además de la zona costera y Tipitapa, empezaron a sufrir efectos negativos los habitantes de San Francisco Libre, Momotombo y Las Canoas. En esta ciudad ahora hay 14 centros de albergue.

Sabana Grande también se sumó a los puntos vulnerables, allí 32 viviendas se inundaron con las lluvias de la mañana de ayer. En Los Laureles, 42 casas sufrieron el mismo tipo de daño, no obstante, las autoridades no consideraron necesario trasladar a sus moradores a refugios.

El jefe de Defensa Civil hizo énfasis en que las perspectivas de evacuación tienen un techo de 2,300, lo cual significa que en Managua aún hay unas mil personas en las zonas vulnerables, lo que permitiría que la cifra de damnificados mantenga su tendencia en aumento. Además, recordó que aún faltan 2 meses de lluvias.

Caminos a punto de colapsar en Jinotega
El deterioro de tramos de caminos de penetración y vías principales de acceso a las zonas rurales de Jinotega está afectando a caficultores y a transportistas.

De no repararse los principales caminos cafetaleros, no sólo el productor del grano de oro se verá afectado, sino que los comerciantes, y especialmente la Alcaldía de Jinotega, que podría dejar de percibir el 1% del impuesto, señalaron tanto transportistas como cafetaleros.

Eduardo Rizo, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Jinotega, advirtió aumento en los costos de producción así como dificultades en sacar a tiempo la producción.

La comisión de Auditoría Social del Consejo de Desarrollo Departamental de Jinotega, CDDJ, constató el deterioro del tramo La Pita del Carmen localizado en la carretera Jinotega-Cua.

En tanto, el alcalde de Jinotega, Leónidas Centeno, declaró en un medio local oficialista que los caminos estaban en óptimas condiciones.

El ingeniero Luis Alfonso Ruiz, funcionario del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, dijo que sólo cuenta con un presupuesto de 50 millones para atender toda la sexta región, de los cuales apenas 4 millones serán para Jinotega, por lo que dijo que priorizaran aquellos lugares imposibles de transitar.

“Me han mandado a hacer un estudio sobre los caminos que priorizaremos, aunque no sé para cuándo arrancarán los trabajos, pero he visto y he podido constatar que están destruidos”, dijo.

Daniel Aguirre, presidente del Consejo de Desarrollo Departamental de Jinotega, y miembro de la Comisión de Auditoria Social, dijo que le harán un informe al MTI sobre la situación, pues no sólo los caminos están afectados, sino que varios puentes presentan sus bases socavadas.

Aunque no hay un estimado de los kilómetros destruidos se pudo constatar que en La Pavona, La Pita y Maleconcito hay tramos que están destrozados.

Tres lesionados en La Paz Centro
Defensa Civil, en León, registró la madrugada del viernes tres lesionados en el municipio de La Paz Centro, luego de desplomarse el techo de una vivienda en el barrio “René Linarte”.

Los lesionados fueron José Alberto López, de 32 años; Noel de Jesús Sáenz, de 18, y María Elizabeth Sáenz, de 10, quienes fueron trasladados de emergencia al Hospital de León.

Los efectos negativos de las precipitaciones se registran en los municipios de El Jicaral, Achuapa, Santa Rosa del Peñón y El Sauce, donde decenas de comunidades se encuentran incomunicadas por la crecida de los ríos.

Karla Raudales, Alcaldesa de El Jicaral, manifestó que por el socavamiento del puente El Tamarindo y por la crecida del río Sinecapa, la población tiene que ser trasladada en lancha.

“La situación es cada vez más crítica, pues los caminos de penetración se encuentran anegados por las constantes lluvias que han caído en la localidad, la población se encuentra en pánico porque no ha podido realizar sus faenas en el campo, los terrenos están saturados y las condiciones del tiempo no les permiten trabajar”, dijo la funcionaria.

Comunidades aisladas
Las comunidades incomunicadas por las inundaciones en El Jicaral son: Las Mojarras, La Montañita, Casa Nueva, colonia El Japón, Santa Elena, Villa Samaria, El Tamarindo, El Barro, y otras aledañas.

En la cabecera departamental, las vías de acceso en las comunidades de Goyena, Las Parcelas y Abangasca están anegadas. “Las corrientes han socavado el puente Nueva Vida, en Goyena, lo que representa peligro para las personas que utilizan el transporte colectivo, y en la comunidad Las Parcelas se reportan 22 letrinas en mal estado”, dijo el mayor Gustavo Ramos, Jefe de Defensa Civil en León.

Inundaciones y enfermedades en Granada
Lesbia Brizuela informó que las incesantes lluvias mantienen anegados los caminos y que las viviendas están repletas de lodo. “En Malacatoya el agua disminuyó un poco, pero los patios de las casas de las cinco zonas de Tepalón están llenos. Necesitamos el apoyo del gobierno, porque esta pobre gente está sufriendo de hambre”, señaló.

El llamado lo efectuó sobre todo porque la alimentación se está acabando, “ya no hay qué comer, no hay ropa ni sábanas para evitar el frío y los zancudos”, insistió Brizuela.

Luego del primer caso de dengue reportado en la comarca Malacatoya, en Granada, los líderes comunitarios informaron de un caso de neumonía en la zona de Tepalón número dos. Esta vez la víctima es un niño a quien la madre no quiso trasladar al Hospital Amistad Japón-Nicaragua, de la cabecera departamental. Ayer el Ministerio de Salud, brindó 24 consultas en el albergue de la Escuela “Rafaela Herrera”.

Ineter: lluvias seguirán
Julio Oporta, meteorólogo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, informó que los pronósticos advierten más lluvias para las próximas 24 horas. En la zona sur de la Región Central y en la zona occidental de la Región del Pacífico se esperan lluvias intermitentes y tormentas eléctricas de ligeras a moderadas. En el Atlántico dijo que se pronostican lluvias y tormentas eléctricas de ligeras a moderada.

Para la capital señaló que se espera un comportamiento similar al de ayer, es decir, lluvias intermitentes de ligeras a moderadas desde horas de la mañana.

Agregó que las lluvias están asociadas a un sistema de baja presión que está afectando a todo Centroamérica, el cual está casi estacionario y que se localiza sobre el Golfo de Tehuantepec, en México.