•  |
  •  |
  • END

A sus 85 años, Daniel Cruz Galeano comenzó a tener dificultades para orinar. El chorro le salía fino y sin fuerza, se levantaba varias veces durante la noche para ir al baño y a veces le salía sangre.

Finalmente decidió ir al médico para saber lo que le pasaba. Aún recuerda el sabor a hiel que sintió en la garganta cuando le dijeron que tenía cáncer de próstata. Una enfermedad fácilmente prevenible con un simple examen dígito- rectal.

Hoy, un año después, Daniel aún mantiene una férrea batalla contra el cáncer. Ya se ha sometido a una cirugía transrectal de la próstata y a varias sesiones de quimioterapia y radioterapia.

“A veces, cuando veo todo a lo que me he tenido que enfrentar desde que me diagnosticaron el cáncer me arrepiento de haberme dejado llevar por mi machismo, porque siempre le tuve miedo al examen de próstata”, dice al conversar con END.

“Ahora comprendo que pudo haberme evitado este calvario, por eso insto a los hombres a que se lo hagan”, recuerda con tristeza

Una jornada exitosa
A diferencia de Daniel Cruz Galeano, más de 1500 nicaragüenses se sometieron a un examen de próstata durante la jornada de detección temprana del cáncer en esa zona del cuerpo impulsada por el Hospital Lenín Fonseca, y apoyada por el Hospital Alemán Nicaragüense y el Roberto Calderón. La jornada inició este 31 de agosto y terminó este 3 de septiembre. Según el doctor Leonardo Rayo Meza, uno de los coordinadores de la jornada, ésta ha sido la primera vez que han atendido a tantos pacientes.

“Estamos impresionados por la cantidad de pacientes que han venido a hacerse el examen dígito-rectal. Nosotros esperábamos 50 pacientes por día pero estamos atendiendo a más de 300”, indicó entusiasmado.

“Creemos –añadió- que esto se debe a la amplia jornada de divulgación que hemos impulsado en los medios de comunicación. Más de 1500 personas han acudido a hacerse el examen digito-rectal”.

Según el paciente Bernasconi Moreno, los medios de comunicación han jugado un papel decisivo para incentivar a la ciudadanía sobre la necesidad de practicarse el examen.

Acudió tras leer sobre jornada en END

“Yo vine a hacerme el examen porque leí en END que había esta jornada y que el examen era totalmente gratis. Así que a pesar de que tenía un poco de pena, comprendí que con la vida no se juega. Por eso me decidí a venir”, dijo Moreno.

En una clínica privada un examen de próstata ronda los 800 y 1000 córdobas.

Durante la jornada se ha impulsado la realización de tres tipos de exámenes: el dígito- rectal, el de sangre (para detectar el antígeno prostático específico, cuya concentración aumenta cuando hay un cáncer de próstata) y el ultrasonido, para descubrir cambios de tamaño en la próstata.

De los tres exámenes, el examen dígito-rectal es el método de elección más indicado, pues permite detectar cambios en la dureza y consistencia de la próstata. A través de este examen se pueden detectar tres tipos de enfermedades: prostatitis, hipertrofia prostática benigna y cáncer de próstata.

Según José María Valerio, uno de las pacientes que han participado en la jornada, esta es una excelente oportunidad para prevenir estas enfermedades.

“Yo creo que es hora de dejar atrás los mitos que giran alrededor de este examen. Los que venimos aquí no somos homosexuales, somos hombres conscientes de que el cáncer es una enfermedad fácilmente prevenible si se detecta de forma temprana”.

No duele y dura unos 3 minutos

El examen dura cerca de 3 minutos y no es doloroso. Según el doctor Rayo Meza, sólo incluye unos pasos sencillos.

“El examen no conlleva nada complicado. El médico sólo tiene que enguantarse la mano e introducir el dedo en el ano para palpar la próstata, la cual es una glándula que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. Si se encuentran alteraciones en la consistencia, rugosidades o dureza, eso quiere decir que hay peligro de cáncer”, explicó.

El cáncer de próstata se debe a trastornos que sufre la célula prostática por causas genéticas y el envejecimiento. Esta comienza a mutar y a diferenciarse en una célula, cuya única función es la reproducción. Las células cancerígenas comienzan a afectar a las células adyacentes a través de un factor de continuidad, de forma tal que varias células pierden su calidad normal por métodos irritativos, se transforman en malignas y comienzan a sufrir un crecimiento desordenado y agresivo.

Por lo general, un 85% de los cánceres de próstata se desarrollan en la zona periférica, y un 15% en la zona central y transicional. Los factores de riesgo son la presencia de familiares que han padecido cáncer de próstata y determinadas zonas geográficas.