•  |
  •  |
  • END

Las lluvias que azotaron el territorio nacional durante varios días se han ido dispersando, de acuerdo con informes del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, pero a pesar de esto, ningún albergue se cerrará, pues el jefe de Defensa Civil, general Mario Perezcassar, estima que ocurrirá lo mismo que en 2008, cuando los afectados pasaron más de tres meses en los albergues.

El número de afectados ahora permanece estático, no así la cifra de fallecidos, pues la noche del viernes una nueva víctima se sumó a la lista de personas que por intentar cruzar las fuertes corrientes de los ríos, perdió la vida.

El occiso fue identificado como Orlando López Martínez, de 37 años, quien regresaba de Ciudad Darío de realizar unas diligencias y cuando intentó cruzar el río ubicado en la comunidad de La Calabaza, fue arrastrado por las corrientes. Su cuerpo aún no ha sido recuperado.

En todo el país la cantidad de personas en albergues llegó a 2,196, y de éstas, 1,371 son de la capital, los muertos suman 42. Según informó el viernes por la noche Perezcassar, hay 25 albergues en toda la nación. Ahora los afectados de diversas formas suman 10,236.

Acondicionan y aprovisionan albergues

Las autoridades estatales dieron la orden a miembros de Defensa Civil para que “acondicionaran” los albergues, durante este tiempo se buscarán soluciones alternativas para evitar que cientos de niños pierdan el año lectivo.

“Recibimos órdenes del gobierno de mejorar las condiciones de los albergues, ya empezamos a repartir colchonetas para su comodidad, no una por familia, sino una por cada miembro, también se inició a repartir frazadas y a mantener la rigurosidad en la entrega de alimentos”, señaló Perezcassar.

De igual manera indicó que con la salida del sol, la prioridad es la entrega de ayuda humanitaria y verificar el estado en que se encuentran cada uno de los 12 albergues instalados en la capital, mientras los comandos regionales, se encargaran de monitorear los otros ocho albergues abiertos en los departamentos.

La ayuda

La ayuda no sólo comprende la entrega de colchones, también están distribuyendo hamacas y recipientes para agua potable, como baldes y barriles, en cuyo interior traen un purificador para mantener el vital líquido libre de contaminantes.

El problema de algunos albergues, según el jefe de Defensa Civil, es la falta de agua, por lo que ya se coordinó con el Benemérito Cuerpo de Bomberos y autoridades de Enacal, la presencia de pipas de agua para que los afectados no resientan la falta de este líquido y así eviten la propagación de algunas enfermedades.

Por su parte, el Ministerio de la Familia, Mifamilia, realizó la entrega de los mismos utensilios en el municipio de Tipitapa, donde están trabajando de la mano con el edil César Vásquez, quien se ha encargado de señalar los sitios más afectados.

Efecto de lluvias para largo

El general Perezcassar explicó que todo esto se está haciendo, porque prevén que las lluvias continúen igual de fuertes como en 2008, cuando cientos de personas afectadas pasaron más de tres meses en los albergues.

“La gente no puede volver a sus hogares, porque lo perdieron todo, o sus viviendas siguen inundadas, así de fuertes fueron las lluvias en 2008, cuando los albergues pasaron activos varios meses”, explicó Perezcassar.

También expresó que en las zonas costeras de Managua se está realizando un censo poblacional, ya que de continuar las fuertes lluvias esperan tener el número de habitantes para planear maneras de evacuación más rápidas y eficaces. “Queremos que la naturaleza nos dé chance para planear soluciones viables”, añadió el general.

Algunas comunidades aún aisladas

En el caso de Tipitapa, Perezcassar indicó que algunas comunidades aún están aisladas, por lo que se creó una comisión que va a trabajar con el propósito de acceder a esos lugares.

“Hasta el momento se ha podido entregar una parte de alimentos y bebidas por medio de lanchas, pero queremos acceder en camiones para que haya un beneficio total”, agregó Perezcassar.

En las zonas Tepalón, Malacatoya, los ríos aún están crecidos, por lo que Defensa Civil está evaluando la posibilidad de reinstalar un albergue.

Lluvias dispersas, pronostica Ineter

El meteorólogo de turno, Carlos Zapata, explicó que según los últimos reportes del tiempo bajarán los niveles de precipitaciones, pues los vientos provenientes del suroeste de México, que afectaron la región norte y central del Pacífico de Nicaragua, se han alejado paulatinamente.

“Las lluvias que se generaron en días anteriores fueron causadas por una circulación de vientos, cuyo centro estaba ubicado en el golfo de Tehuantepec, México, pero ya no nos afectará”, refirió Zapata.

Entre los departamentos y municipios que registraron los más altos niveles de lluvias están Masatepe, con 69.2 milímetros, Masaya 52.2, León 20.1 y la capital con 23.4, mientras que la región Caribe no resultó afectada.

“De esta manera, el desplazamiento del ciclo de vientos hacia el norte de México, aminorará la intensidad de las lluvias y favorecerá el clima de la Región Central y Pacífica, así como el Norte y Occidente de Nicaragua, sin embargo, no dejarán de haber precipitaciones debido a los recurrentes ejes de vaguada propios de esta temporada”, finalizó el experto.