•  |
  •  |
  • END

Nació en Masaya pero se siente “jinotepino”, porque se bachilleró en Jinotepe y descubrió su talento por el periodismo. Fue dibujante de una empresa alemana, trabajó en el Ministerio de Defensa en el área de Divulgación, pero lo despidieron porque votó por Fernando Agüero Rocha en las elecciones de 1967.

Ha dado cobertura periodística con “ojos de extranjero” a diversos hechos que han marcado la historia del país. Vio pasar de cerca las balas cuando cubrió la toma de Estelí en los años 90, acción protagonizada por “Pedrito el hondureño”.

Cuando Tomás Borge era ministro del Interior una vez lo amenazó, posteriormente, cuando los sandinistas perdieron el poder se lo encontró en Guatemala y le pidió disculpas.

Este personaje es Filadelfo Alemán, egresado de las primeras promociones de la Escuela de Periodismo de la UNAN, quien habló para los lectores de END, desde su oficina en la corresponsalía de la agencia norteamericana de noticias The Associated Press (AP), medio en el que lleva 30 años de laborar.

Concurso de Pedro Joaquín Chamorro

Cuando salía de la Escuela de Periodismo, el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal hizo un concurso para seleccionar a un redactor de La Prensa, y “nos escogió a Mario Fulvio Espinoza, Carlos Ramírez, Juan Maltez y a mí. Ganaba más de mil córdobas”.

Para esa época, un profesor que tuvo en la universidad lo recomendó para trabajar en el Ministerio de Defensa, en Relaciones Públicas.

Cuando se realizan las elecciones de 1967 los empleados en el Ministerio de Defensa le preguntaron ¿por quién votaste? Filadelfo, un joven muy ingenuo, les respondió: “Por Agüero”.

Al día siguiente lo llamó el ministro y le dijo: -“Mire, Filadelfo usted sabe que aquí todos somos funcionarios del gobierno del general Somoza, y entendíamos que usted es liberal”. Filadelfo le respondió que él no era político, “pero el coronel me dijo: “Me comentaron que usted votó por Agüero”. Alemán le respondió “yo soy técnico aquí y no político”, a lo que el oficial nuevamente le respondió: “Nosotros lo estimamos mucho aquí, pero hágame el favor de pasar por la oficialidad mayor”, porque está despedido.

Entra a la profesión

Se fue a trabajar en radio con Julio Talavera Torres, en la Radio 590. Ahí conoció al periodista guatemalteco Mario Joffre Estrada, a quien años después lo asesinó la Guardia somocista. Después lo llamó Rodolfo Avendaño Sandino y Manuel Espinoza para trabajar en el noticiero “Extra”.

Cuando Agustín Fuentes laboraba en el diario La Prensa tenía que viajar a Inglaterra a hacer un curso, entonces, le pidió a Filadelfo que lo repusiera en el diario el tiempo que iba a estar fuera del país, ya que cubría las mismas fuentes que tenía “Fuentitos”.

Así llegó a La Prensa. Cuando regresa “Fuentitos”, Filadelfo le dijo al doctor Chamorro Cardenal, ¡doctor!, ¿por qué no me deja en el diario? La respuesta de Pedro Joaquín fue: “Si te vas a quedar”, y así comenzó su carrera en La Prensa.

Doce años en La Prensa

“Los doce años que pasé en La Prensa (del doctor Chamorro) fue algo extraordinario, cubrí elecciones en toda Centroamérica”, recordó Filadelfo, quien además fue el primer periodista independiente que viajó con Somoza a México a visitar al presidente Luis Echeverría.

Cuando iba a abordar el avión se le acercó uno de los que trabajaba con Somoza y le dijo: “Aquí está este sobre y es tuyo”. Cuando Filadelfo le preguntó ¿Qué cosa es?, el trabajador le dijo que era dinero, pero la respuesta de Alemán fue: “No acepto eso, yo llevo dinero que me dio La Prensa, y, por consiguiente, quédese con él”.

Tuvo problemas con escoltas del Presidente mexicano cuando quiso acercarse a Echeverría para entrevistarlo, pero al final logró “colarse” cuando Somoza y Echeverría viajaron a la flota pesquera en Cozumel.

“Me les acerqué y comencé a escuchar lo que iban conversando”, lo cual después publicó en una columna de asteriscos que tuvo en La Prensa.

Su ingreso a la agencia

Filadelfo asumió la AP después que renunció Juan Maltez. Encontró un télex antiguo y trasladó su equipo –en 1980- a EL NUEVO DIARIO, donde fue editor y fundador de este rotativo.

Cuando se fue Maltez, Filadelfo recurrió al norteamericano Eloy Aguilar (uno de los grandes que tuvo la AP), a quien había conocido en Guatemala cuando andaba cubriendo para La Prensa el secuestro del canciller Fuentes Mort, y así obtuvo el cargo de jefe de la corresponsalía en Managua.

Cómo transmitía sus despachos

Filadelfo redactaba sus despachos en el télex, y al mismo tiempo se iba perforando una cinta de papel –que por lo general era color amarillo-. El télex utilizaba una línea que para la década de los 80 las instalaba Telcor (que era la única institución estatal que brindaba los servicios de telecomunicaciones).

El servicio de la época a veces no funcionaba, por lo que Filadelfo como también los otros corresponsales, tenían que llevar las cintas perforadas (de sus despachos) a Telcor para hacer las transmisiones.

“En Telcor a veces todos los corresponsales teníamos que darle dinero a las muchachas (las operadoras) para que nos priorizaran el trabajo”.

Recordó que Manlio Tirado –quien era corresponsal en Managua del diario mexicano Excelsior- enviaba unos reportajes larguísimos y el télex tardaba hasta 15 minutos haciendo la transmisión.

Tirado (hermano del Comandante de la Revolución Víctor Tirado) repuso a Filadelfo en la corresponsalía en Managua de “Excelsior”, cargo que Alemán tuvo entre 1977 y 1980.

La frecuencia de la GN

Relató Filadelfo que en una ocasión compró un radio receptor en EU., pero un día descubrió que tenía una frecuencia donde podía escuchar las comunicaciones de la Guardia Nacional. Ese radio se lo dejó en León -–donde andaba cubriendo para “Excelsior”-- a un amigo que encontró y que se había convertido en guerrillero sandinista.

Filadelfo conoció a ese amigo en la Colonia Centroamérica, y le impactó cuando lo encontró como loco empujando un carretón hacia la carretera a Masaya llevando los cuerpos inertes de su esposa y un hijo que perecieron en el terremoto de 1972.

Estrenó las primera laptop

En 1983 la AP notificó a sus corresponsales en Centroamérica, que ya no iban a seguir utilizando el télex para transmitir sus despachos cablegráficos porque iban a utilizar computadoras.

Para esa época todavía ni se soñaba con utilizar las actuales plataformas de computadoras: Windows y Mac. Fueron las primeras laptop que llegaron a Nicaragua, una portátil marca Tandy, modelo 200, de fabricación japonesa, con una pantalla monocromática de ocho pulgadas.

Tenía ocho pantallas con capacidad de mil palabras cada una, y para poner los acentos y las vocales tenían que ponerse dos veces. La Microsoft lanzó con gran éxito su primer Sistema Operativo para la IBM PC llamado MS2.

La plataforma de Windows nace con éxito en Estados Unidos en 1985, y no era tan atractivo como fue el relanzamiento del Sistema Operativo Windows. Esta plataforma es la que más se utiliza a nivel mundial porque es más comercial.

Cuando el texto lo tenía listo, Filadelfo procedía a conectar la Tandy a la línea telefónica y hacía la transmisión a la mesa de México de la AP.

La transmisión tardaba algunos minutos, no ahora como con una laptop moderna que en segundos enviás información y fotos a cualquier parte del mundo a través de Internet.

La Tandy y el radiofoto se puso a prueba cuando el Papa Juan Pablo II visitó Nicaragua en 1983, y Filadelfo y su fotógrafo estrenaron un transmisor satelital. La fotografía que salió al mundo cuando el Papa Juan Pablo II reprendió en el aeropuerto al padre Ernesto Cardenal, la tomó Mario Tapia que era el fotógrafo de la AP.

En la actualidad Filadelfo cuenta con un transmisor satelital Sabre I, con el que puede comunicarse vía satélite con su central o cualquier oficina de la AP en el planeta para hablar por teléfono, y enviar sus despachos y fotos con su laptop a una velocidad vertiginosa. Ese transmisor no lo ha utilizado porque en Nicaragua no ha ocurrido ninguna desgracia que deje al país totalmente incomunicado del exterior.


ebarberena@elnuevodiario.com.ni