•   Chile / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La Cruz Roja ayudó a las familias de los mineros atrapados en una mina del norte chileno a manejar conflictos surgidos de forma inesperada y colateral, como el de amantes de varios de ellos llegadas al lugar en busca de noticias, dijo una funcionaria a la AFP este sábado.

Las amantes “ya se fueron para su casa y se tranquilizaron, bajaron y esperan que ellos salgan y solucionen por sí mismos sus problemas de falda”, dijo Marta Flores, de la Cruz Roja Chilena.

Varios conflictos ocurrieron desde el 5 de agosto -fecha en que los 33 mineros quedaron atrapados- debido a que muchos de ellos tienen amantes aparte de sus esposas, y muchas se encontraron en la zona del yacimiento al venir a buscar noticias del rescate, explicó Flores.

“Tratamos de ver la realidad y explicarles esto: como mujer, yo si amo mucho a un hombre, voy a esperar que él solucione por sí mismo sus problemas”, agregó.

Flores contó que también surgieron otros problemas familiares, como el de parientes -incluso hijos- que hacía mucho tiempo estaban alejados de los mineros y que ahora aparecían atraídos por el dinero que éstos van a recibir como indemnización.

“Se les dijo lo mismo: que vuelvan a sus casas, que ya los mineros sabrán qué hacer cuando salgan”, afirmó.

Los 33 mineros quedaron atrapados el 5 de agosto tras un derrumbe en la mina San José. Recién 17 días después se logró establecer contacto con ellos a través de una sonda, confirmar que estaban todos vivos y empezar a comunicarse con ellos y enviarles alimentos, abrigo y otros elementos necesarios.