•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS
Las calles de Bilwi volvieron a ser escenario de una protesta ayer, pues más de 700 personas entre buzos, piquineras y empresarios de la pesca, marcharon con pancartas y mantas, seguidos de los empresarios de la pesca en sus vehículos.

La principal demanda en la marcha fue pedir a los gobiernos regional y nacional que no cierren la captura de langosta a través del buceo, que hasta el momento ha sido brutal e inhumana por la cantidad de buzos muertos y lisiados por el síndrome de descompresión.

El mes pasado entró en vigencia la Ley 613, Ley de Buceo, que prohíbe dicha práctica dentro de dos años.

El argumento de los manifestantes es que la ley no fue consultada, además que es violatoria a los derechos de los trabajadores del mar, y una prohibición de este tipo dejaría sin comer a sus familias.

El buzo Melvin Tucker tomó el micrófono y dijo que si el gobierno suspende el buceo, no va a quedar otra que meterse a la delincuencia, robar, asaltar o la drogadicción, porque no hay opciones. De la misma manera criticó a los periodistas por publicar las calamidades que pasan los trabajadores del mar.

Fue notoria la participación del sindicato Sibumiraan, encabezada por su presidente Evenor Saballos, quien antes había mostrado una posición contraria a la que ahora estaba apoyando.

Otro que también estuvo al frente de la marcha fue Alipio Johnson, otro dirigente sindical, presidente de la Asociación de Buzos Lisiados de la Costa Atlántica, donde se aglutinan cientos de buzos que ahora se mueven con bastones, sillas de rueda y andariveles tras ser abandonados por los empresarios luego de sufrir accidentes.