Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

La Procuraduría de Justicia y el Ministerio Público llegaron a un acuerdo con el abogado del ex gerente de operaciones de Correos de Nicaragua, Alejandro José Moncada Castillo, para excluir del juicio que se celebrará hoy por fraude y peculado, varias pruebas consideradas repetitivas e impertinentes.

Aunque no fue confirmado, se conoció que, a cambio, Moncada podría ser ofrecido como testigo de cargo cuando aparezca el ex director de Correos de Nicaragua, Alejandro Fiallos, quien también fue acusado por los mismos delitos que le achacaron al ex gerente de operaciones.

Fiallos se encuentra prófugo de la justicia desde octubre del año pasado, y hasta hoy la Policía Internacional (Interpol) no le ha enviado a la juez de la causa, ni a la Procuraduría ni a la Fiscalía, informes que permitan su ubicación.

Junto a Fiallos y Moncada también fueron acusados otros diez ex funcionarios de Correos de Nicaragua, pero nueve se ampararon, y la décima, Teresita Quintana, fue declarada en rebeldía y mandada a capturar. Entre las pruebas que no irán a juicio hoy en el Juzgado Sexto Penal de Juicio, porque no tienen que ver con Moncada Castillo sino con los otros acusados, están las testificales de cuatro personas cuyos testimonios son repetitivos.

Pero, además, se excluyó una comunicación escrita del testigo José Denis Vigil, donde decía que Moncada era vicegerente administrativo, porque quien suscribe el documento falleció.

Igualmente, se excluyeron 37 planillas donde se detallaba el dinero que habrían recibido, que salió de una cuenta confidencial de correos de Nicaragua, porque las mismas no se referían a Moncada.

Según la acusación, Moncada habría sido cómplice en el delito de peculado y coautoría de fraude hasta por 13 mil 700 dólares en perjuicio del Estado y Correos de Nicaragua, porque percibió dinero por auditorias, pese a que él tenía su salario en la institución.

Moncada se presentó voluntariamente a enfrentar el juicio, por lo que en su momento le dictaron medidas alternas a la prisión, es decir, que está restricto en Nicaragua, tiene que presentarse al juzgado de manera periódica, pero además tuvo que rendir una fianza de 5,000 córdobas.

En su momento, Moncada dijo a través de su abogado que no fue cómplice en ningún delito, porque no tenía bienes ni caudales de la administración pública, ni tampoco era ilegal recibir complementos salariales.