Mauricio Miranda y Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se encargará de transmitir a todos los estados miembros de la Asamblea General de dicho organismo internacional, la preocupación planteada por el presidente Daniel Ortega: el desacato de Colombia a la sentencia previa de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el diferendo en el Mar Caribe, y la violación de la soberanía nicaragüense y del Derecho Internacional.

Así lo confirmó a EL NUEVO DIARIO desde Nueva York, Estados Unidos --ciudad sede de la ONU--, el canciller nicaragüense Samuel Santos, momentos después de haber terminado su reunión con las principales autoridades del alto organismo.

Al mismo tiempo, José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), hacía un llamado desde el Palacio de Nariño, de Bogotá, a que Colombia y Nicaragua permanezcan en paz mientras se da el pronunciamiento definitivo de la CIJ.

Agradeció confianza demostrada por presidente Ortega
“Yo fui muy claro con él, al decirle, primero, que Colombia no había acatado el fallo de la Corte Internacional de Justicia, de La Haya”, expresó el canciller a END.

“Que el presidente Ortega había dado claras instrucciones de que incluso antes llegar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, buscáramos cómo por la vía diplomática, encontrar soluciones a la terquedad de Colombia en ese sentido”, continuó.

“Él (Secretario General de la ONU) valoró eso como magnífico. Y también agradeció la confianza que demostraba al presidente Ortega al mandar una misión para que trasladara toda la información. Y dijo que él haría todo lo posible, primero, para informarle a todos los miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas”, aseguró Santos desde Nueva York.

-- ¿De manera que el caso lo daría a conocer a los demás países miembros de la Asamblea?
“Él pasara la información, porque ese era el objetivo que nos trazó el presidente Ortega, que era que le diéramos a él toda la información de lo que había pasado, y solicitarle (a Ki-moon) que le informara a todos los miembros”.

“Y él lo dijo que lo iba a hacer, porque él dijo con toda claridad que era necesario preservar la paz”, dijo.  

Santos también confirmó que en la carta que el presidente Ortega envió a Ki-moon, se incluyeron, con detalles, los recientes casos de hostigamiento de parte de naves de la armada colombiana sobre pescadores mískitos.

“Va en la carta. El Presidente le remite a él toda la información pertinente. Entre eso va lo del hostigamiento”, afirmó.

“Fue un ambiente muy positivo y receptivo por parte del Secretario General. Él se hizo acompañar del subsecretario general de la ONU. Él estaba claro de nuestra gestión, y le pareció muy bien, muy positivo que hayamos llegado hasta allá para exponer la situación”, comentó el canciller.

En la reunión también estuvo presente el doctor Carlos Argüello, Agente e Nicaragua en La Haya, Holanda, según confirmó el canciller.

Secretario de OEA insta a conservar la paz
Por su parte, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, instó a Colombia y a Nicaragua a conservar la paz mientras se da el pronunciamiento definitivo de la CIJ.

“El llamado de nosotros tiene que ser a mantenerse en paz, mantenerse en calma, mientras la Corte dirime ese asunto”, dijo Insulza, quien exhortó a los dos países a “dialogar las diferencias”.

Tras entrevistarse con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, en Casa Presidencial, Insulza señaló que “yo creo que es importante que Colombia y Nicaragua dialoguen sobre sus distintas posiciones y busquen entenderse, de manera que no haya ninguna dificultad en la espera”.

No hay grandes diferencias
Asimismo, Insulza afirmó que “sólo espero que la retórica sea la retórica de la prudencia... es un tema delicado que está en manos de las autoridades colombianas’’.

“Lo que a nosotros nos preocupa, más que la discrepancia, nos preocupa el tono del lenguaje, porque no es bueno, con países hermanos, incluso limítrofes, en regímenes democráticos. Hemos llamado siempre a la cordura’’, reafirmó Insulza sobre las discrepancias entre Venezuela y Colombia.

Volviendo al diferendo entre Nicaragua y Colombia, Insulza recordó que “no nos pronunciamos sobre problemas bilaterales. Nicaragua y Colombia son los que tiene que resolver su problema y nosotros esperamos que sea apegado a derecho y de manera pacífica’’.

Medidas cautelares

Mientras tanto, el ex embajador colombiano Enrique Gaviria Liévano sugirió ayer en el diario El Tiempo, al Estado de Colombia, que pida medidas cautelares a la CIJ para hacer valer sus derechos, antes que las pida Nicaragua.

“Colombia está en su derecho de solicitarle a la Corte que mientras se dicta el fallo definitivo, ordene “medidas provisionales” o cautelares para preservar los derechos de las partes y evitar que se agrave el conflicto, de acuerdo con lo previsto en un tratado vigente y conforme al Estatuto de la Corte y al Derecho Internacional”, dijo Gaviria Liévano, “ello sin mencionar mi tesis de convertir a San Andrés y Providencia en un archipiélago oceánico o de Estado”. De este modo, Colombia intentaría preservar el meridiano 82 como supuesto límite.

Por otra parte, el canciller de Colombia, Fernando Araujo, afirmó que investigarán la detención por parte de la Fuerza Naval de Nicaragua, de un pesquero de bandera hondureña que faenaba al este del meridiano 82.

“La información que nosotros conocemos es que una lancha perteneciente a las Fuerzas Armadas de Nicaragua capturó un barco pesquero hondureño y lo llevó a puerto de Nicaragua”, dijo el canciller Fernando Araujo, “se habla de una persecución en caliente, no sabemos dónde estaba el buque hondureño, de manera que tenemos que precisar esos hechos”.

También agregó que “en esas condiciones nosotros vamos a investigar más a fondo, si eso ocurrió en aguas colombianas, y en ese caso miraremos cuáles son las acciones que debemos seguir”.

Por otro lado, analistas colombianos insisten en señalar que Nicaragua quiere provocar un incidente al este del meridiano 82, pero en realidad la Cancillería nicaragüense protestó por la presencia de una fragata colombiana que hostigó a pescadores artesanales en el sector de los Cayos Mískitos.

(Con información de AFP, AP y El Tiempo)