•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Como parte del Plan de Seguridad en el Campo, fuerzas del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, del Distrito Naval del Pacífico (DPN) y de la Policía de Chinandega, evitarán robos en 11 mil hectáreas de granjas camaroneras ubicadas en el Estero Real, El Congo, Puerto Morazán, Torrecillas y Palacios, entre otros lugares.

Tras reunirse con representantes de las empresas camaroneras Salman Seafoods, Camarones del Pacífico (Campa), Pescanova, Torrecillas y Farallón, el coronel Juan José Sevilla Núñez, jefe militar de Occidente, informó a EL NUEVO DIARIO que esta semana recorrerán siete grandes camaroneras donde desplazarán a las fuerzas castrenses.

“Patrullaremos, ubicaremos puestos de observación, retenes, entre otras acciones, para proteger a la ciudadanía, camaroneros y la salida de la cosecha del camarón hacia las plantas procesadoras”, expresó el oficial.

Dijo que serán apoyados por marineros del Distrito Naval del Pacífico a cargo del capitán de fragata Juan Francisco Gutiérrez Espinoza, quien dispondrá de varios medios acuáticos para el patrullaje.

El coronel Sevilla añadió que todos los años a partir de febrero desarrollan el Plan de Seguridad en el Campo, y en 2008 incluirá labor de Inteligencia para contrarrestar a grupos de ladrones que roban camarón y afectan esa fuente de la economía nacional.

Por su parte, Salvador Ortega, delegado departamental del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca) afirmó que varios inspectores apoyarán este esfuerzo para la vigilancia, control de la fauna marina, y evitar la violación al reglamento pesquero.

Robos cuantiosos
Evenor Martínez, representante de 36 cooperativas camaroneras de Puerto Morazán, agrupadas en La Unión, dijo que generan 23 millones de libras de camarón anualmente y obtienen 42 millones de dólares, que significa el seis por ciento del Producto Interno Bruto del país.

No obstante, afirmó que luchan contra las enfermedades del camarón, inundaciones, falta de financiamiento, disminución de los precios y el robo de mariscos, que representa cerca de tres millones y medio de dólares, casi el cuatro por ciento de la producción nacional.

“Ha habido poca presencia militar e institucional, y hasta ladrones muertos. No queremos más fallecidos ni fracasar en nuestra producción. Hemos encontrado eco en las Fuerzas Armadas para detener este flagelo”, dijo Martínez, quien agregó que personas que roban camarón, vinculadas a varios pobladores de El Viejo, viven lujosamente en Puerto Morazán y en la comarca Palacios.

Andrés Brenes, miembro de Campa, aseguró que las pérdidas por robos son incalculables en las granjas, blanco preferido de los ladrones, quienes cuando son denunciados ante la Policía, se hacen pasar como víctimas.

“El perjuicio es grande. Abren la compuerta de un furgón, se llevan el diez por ciento del camarón y botan el resto. Urge contrarrestar el ilícito, y confiamos en nuestras fuerzas militares”, afirmó.

Expresó que los ladrones operan en camaroneras de Puerto Morazán, Cosigüina, Estero Real y la desembocadura del Golfo de Fonseca, donde el Ejército, la Fuerza Naval y la Policía pondrán el orden.