• |
  • |
  • END

Podría ser un caso de Ripley: tres familiares de José René Morales, quien se lanzó al cráter del Santiago el sábado al mediodía, fueron alcanzados por un rayo casi a la misma hora, este lunes, poniendo entre la vida y la muerte a Manuel Salvador López Guzmán.

Ellos llegaron al Volcán a tratar de recuperar el cuerpo de su familiar. López Guzmán, de 28 años, se encuentra en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, y su condición era muy grave, se confirmó hasta el cierre de nuestra edición.

Las nubes negras que cubrían el coloso eran como una premonición de que algo estaba por suceder. De repente comenzó a caer la lluvia, y los rayos, como atraídos por lo elevado del terreno, amenazaban a quienes nos encontrábamos ahí. Los periodistas de EL NUEVO DIARIO nos refugiamos en una caseta, cercana a la que escogieron los familiares de Morales. De pronto, un rayo cayó donde ellos se guarecían.

Manuel Salvador, el más grave, presentaba quemaduras de tercer grado, tenía sangrado, y debió ser asistido con respiración artificial, dijo la doctora Danelia Jirón, jefa de emergencia Hospital “Humberto Alvarado”, de Masaya.

Asimismo, aseguró que iba a ser trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, para ingresar a la Unidad de Cuidados Intensivos, por las complicaciones que presentaba.

Los otros dos son: César Antonio Ampié, quien fue el único consciente, y Francisco Rivas, que fue asistido y canalizado por los bomberos. Ambos fueron trasladados al hospital de Masaya, e iban a quedar en observación, aunque agregó la doctora Jirón que la condición que presentan es estable.

Bomberos héroes…

Habían trascurrido pocos minutos después de la descarga, cuando los bomberos que estaban en la parte sur del Volcán descendieron para atender la nueva emergencia y brindar los primeros auxilios.

“Estamos tratando por todos los medios… utilizando las técnicas de reanimación, uno de ellos está más grave, pero aún tiene pulso, aunque un poco débil”, declaró el comandante Iván Tijerino, de la Dirección General de Bomberos.

La lluvia continuaba y los minutos parecían horas, pero los técnicos en emergencia seguían tratando de evitar que Manuel Salvador se diera por vencido, y con sumo cuidado lo trasladaron en una ambulancia al centro asistencial.

Llegaron a buscar el cadáver

El comandante Iván Tijerino manifestó que la presencia de la Dirección General de Bomberos en el Volcán Masaya se debió a una petición de familiares de José René Morales Guzmán. Estaban preparados a descender para ver si tenían más suerte que el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Nindirí, y encontraban el cuerpo de Morales Guzmán.

“Estábamos esperando la llegada de un vulcanólogo del Instituto de Estudios Territoriales, Ineter, para conocer algunos detalles y así bajar con mayor seguridad”, explicó el comandante Tijerino.

Debido a la fuerte lluvia y a la tragedia se suspendió la labor de rescate, ya que los gases que emanaban del cráter impedían la visibilidad y la respiración.

Por orientación de Francisco Centeno, Director del Parque Nacional Volcán Masaya, se cerró el acceso a los turistas nacionales y a los extranjeros, con el propósito de evitar cualquier hecho lamentable.