Edith Pineda
  • |
  • |
  • END

El destino de los damnificados por las inundaciones en la capital ya no sería la polémica finca Santa Elena, cuya ubicación y afectación en época de invierno, según pudo constatar EL NUEVO DIARIO, no dista mucho de la que tenían cuando vivían en la costa de lago Xolotlán.

Ahora se menciona como opción para reubicar a las 750 familias, terrenos ubicados en la comarca San Isidro Camino de Bolas, otro territorio que en los últimos días ha sido escenario de conflicto, pues sus pobladores denunciaron la intención de destruir el cementerio local para desarrollar un lote de viviendas del proyecto gubernamental Casas para el Pueblo.

El coronel Rafael Ramírez, Secretario Nacional del Sinapred, en comparecencia en una televisora local, no fue muy preciso en ese punto, clave para solucionar el problema de los refugiados, pero ratificó la voluntad del presidente Daniel Ortega de que se ubique en una zona segura a esas personas que hoy permanecen en albergues.

De ser San Isidro Camino de Bolas el sitio elegido para ubicar a los damnificados, este anuncio podría ser la antesala de una nueva protesta, ya que en una reunión que el sábado último los moradores sostuvieron con representantes de la alcaldía de la capital, éstos se comprometieron a “no tocar los terrenos”, según nos informaron moradores del sitio.

Seguirán en albergues

Mientras no se defina dónde y cuándo serán reubicados los más de mil damnificados que habitaban en la costa del lago Xolotlán, permanecerán en los centros asignados como refugios.

No pueden ni deben regresar al suelo de donde salieron huyendo de las inundaciones. “Es inhabitable”, advirtió el general Mario Perezcassar, jefe de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, informando el nivel del lago únicamente ha cedido dos centímetros pasando de 41.73 a 41.71 metros sobre el nivel del mar.

Aun con una baja en la intensidad de las precipitaciones, Perezcassar expresó que están obligados a mantener activos los centros destinados como albergues, los cuales, en su mayoría, son escuelas, “mientras no se dé una alternativa” de reubicación, la cual dijo no conocer en detalle, pero aseguró que ya está siendo trabajada por el Sinapred, la Alcaldía y el Gobierno central.

Ramírez, además, hizo énfasis en que trabajarán un plan para impedir que cuando termine el invierno nuevas familias se asienten en las costas del lago y evitar que eso se convierta en “un círculo vicioso”.

Iniciaron trabajos de habilitación de albergues
Ante el panorama de más lluvias que se pronostica para el país, Perezcassar informó que ya se iniciaron las tareas de acondicionamiento de bodegas, que quizá para octubre puedan ser utilizadas como unidades de albergue, y de esa manera aliviar la carga que hasta ahora han soportado algunos centros escolares públicos.

Explicó que se trata de cinco bodegas habilitadas con servicios básicos y batería sanitaria, que tendrán la capacidad de recibir a unas 5 mil personas. Ese plan mencionó que surge de la “voluntad del gobierno de tratar de no estropear el ciclo escolar”.