• |
  • |
  • END

La Policía y el Ejército Nacional no descartan que nuestro país se vea afectado por la entrada en vigencia de la ley que penaliza la pertenencia y financiación de pandillas y otros grupos en El Salvador, ya que los peligrosos delincuentes podrían replegarse hacia el resto de países de Centroamérica.

El coronel Juan Ramón Morales, jefe de Relaciones Públicas del Ejército, dijo que los países de la región, incluyendo Nicaragua, se podrían ver afectados por la presión que recibirán los mareros en El Salvador, con la entrada en vigencia de la “Ley antimaras”.

“El Ejército de Nicaragua mantiene como parte de sus planes de defensa y de seguridad nacional, el despliegue de fuerzas a lo largo de las fronteras con los países vecinos, que es el plan permanente de seguridad en el campo y despliegue operacional aeronaval; eso nos permite a través del patrullaje de nuestras fronteras, conocer de los accesos o puntos fronterizos legales para el control migratorio de la población extranjera que ingresa a nuestro país”, indicó Morales.

Mareros capturados este año

La comisionada mayor Erlinda Castillo, jefa de la Dirección de Asuntos Juveniles (DAJUV), afirmó que en este año se ha deportado a cuatro supuestos mareros capturados en el departamento de Chinandega.

“Está latente que miembros de las maras de estos países puedan ingresar, esto lo ha dicho nuestra Directora General, lo hicieron el año pasado y fueron capturados y deportados hacia sus países de origen, principalmente de El Salvador, y han venido deportados de otros países, nicaragüenses que han tenido vínculos con maras en Estados Unidos”, aseveró Castillo.

El coronel Morales afirmó que esta institución no ha capturado a ningún marero que haya ingresado a nuestro país o haya fracasado en su intento. “En nuestro país no vemos acciones como las que cometen los mareros, y como podemos escuchar a los jefes y voceros de la Policía, esas situaciones aquí no ocurren, alguno que otro caso que inclusive se han identificado plenamente, se han logrado capturar y deportar a su país”, señaló.

Ceprev: “Ley no es la solución”

Mónica Zalaquett, Directora del Centro de Prevención de la Violencia (Ceprev), señaló que dicha ley pretende frenar el problema de los salvadoreños con represión, por lo que su puesta en marcha no dará buenos frutos. “Al igual que no dieron resultado las políticas de mano dura de los gobiernos anteriores, a menos que se impulsen eficazmente medidas de prevención que atiendan las causas del problema; es posible que algunos jóvenes de maras emigren a los países fronterizos, incluyendo Nicaragua”, consideró.

Zalaquett dijo que los países de la región necesitan con urgencia una salida dialogada al conflicto con las maras y pandillas. “El otro escenario es empujar a los jóvenes hacia el crimen organizado. Los gobiernos deberían reunirse antes de tomar medidas que nos afectan a todos”, exhortó.

Planes rigurosos de prevención

David Silva, Presidente Ejecutivo del Centro de Estudios de Seguridad Ciudadana de Nicaragua (Cescnic), consideró que Honduras y El Salvador son los países que corren más riesgos con la implementación de la ley, y que “Nicaragua tiene una ventaja, y es que el crimen organizado no está asentado, pero no nos da seguridad de que no ingresen al territorio nicaragüense”.

Silva señaló que las autoridades de la Policía y del Ejército deben activar y coordinar planes transfronterizos en conjunto con sus homólogas salvadoreñas y hondureñas.

Más de siete expendios por barrio

Recientemente, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, incluyó a Nicaragua por primera vez en la lista de “tránsito de drogas”. Para la directora del Ceprev el tráfico de drogas ha aumentado en toda la región, por lo que la Policía debería ejecutar más planes en contra de las sustancias ilícitas que se quedan en nuestro país.

El presidente ejecutivo de Cescnic consideró que la decisión de EU se debe simplemente a la posición geográfica estratégica que tiene nuestro país para el transporte de la droga en su ruta de sur a norte, pero recordó que los mayores consumidores son los ciudadanos norteamericanos.

“No sabemos los parámetros que los Estados Unidos utiliza para incluirnos en esa lista, porque, objetivamente, Nicaragua le ha dado duros golpes a los grupos organizados del narcotráfico”, discrepó la jefa de Relaciones Públicas de la Policía, comisionada mayor Vilma Reyes.