• Costa Rica |
  • |
  • |
  • END

Un tribunal costarricense desestimó diversos alegatos de la empresa canadiense Industrias Infinito contra el proceso legal interpuesto por ambientalistas, y programó para el lunes 4 de octubre el juicio contra la minería Crucitas, el cual se prevé termine cinco días después.

El juicio será en el Tribunal Contencioso Administrativo, ubicado en el Segundo Circuito Judicial de San José, el mismo donde hace dos años la Asociación Preservacionista de Flora y Fauna, Aprefoflas, presentó una denuncia contra la empresa minera, porque asegura que hubo errores en el otorgamiento en la viabilidad ambiental.

Antes de elevar la causa a juicio, el Tribunal desestimó los alegatos de Industrias Infinito y de la Procuraduría, que querían dar al traste con el proceso, y más bien dejó la causa abierta por la denuncia de Apreflofas, que se suma a otra del biólogo Jorge Lobo.

La empresa quiso que el tribunal diera como cosa juzgada este caso, porque la Sala IV Constitucional meses atrás resolvió un recurso de amparo que avalaba el proyecto, pero el juez consideró que lo resuelto en ese recurso fue algo de carácter constitucional, por lo cual el proceso sigue su curso, y las medidas cautelares que impiden a Industrias Infinito continuar con las obras, se mantienen en pie.

Los ambientalistas consideran un triunfo la orden del juicio, porque señalan que en el tribunal habrá mayor espacio para argumentar irregularidades en el otorgamiento del permiso ambiental, y señalar las funestas consecuencias para el ambiente.

Los ambientalistas exigirán en el juicio que el gobierno presente un informe bien documentado sobre la conclusión a la que llegó hace semanas, en la que el vicepresidente Alfio Piva aseguró que de frenar la minería, ubicada en la zona norte del país, el Estado tendría que indemnizar a la empresa por 1,700 millones de dólares.