•   LA NACIÓN, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Una canción de corte rockero que insta a los nicaragüenses a no emigrar a Costa Rica está sonando con fuerza en las principales emisoras de radio que programan música rock y punk, destacó hoy en su sitio Web el diario La Nación.

“ No se vayan, somos nicas; no nos quieren en Costa Rica. Ya no digan ‘pura vida’, aquí somos de a cachimba ”, repite el coro de la pieza, que interpreta la banda Punto5, el cual se define como “una banda de punk rock integrada por cuatro chavalos de la ciudad de León”.

La piden hasta cinco veces por hora
La popularidad del tema, llamado Diakachimba sinónimo de “estupendo” o “genial”, y que los autores decidieron escribir con la grafía propia de los mensajes de texto o de chat que intercambian los jóvenes– ha alcanzado puntos altos en las tres últimas semanas en las radios juveniles del país.

“El tema fue lanzado hace como cuatro meses; sin embargo, ha sido desde hace unos 22 días que la gente la pide hasta cinco veces por hora”, afirma Keila Busto Montiel, locutora de radio Futura.

Más aún, precisó que el fin de semana anterior ocupó el segundo puesto en el desfile semanal de éxitos de la emisora o lista de canciones más solicitadas.

A diferencia de un tema anterior “Nica en Costa Rica”, de la extinta banda CPU que contenía un sinnúmero de expresiones groseras contra los costarricenses –estuvo sonando en emisoras de rock pesado hace un par de años–, Diakachimba fomenta el sentimiento nacionalista y llama a los ciudadanos a conservar su identidad y a cambiar de actitud para que su país pueda progresar.

Empieza relatando la historia del “tío Federico”, quien se mudó a Costa Rica después de cerrar “la venta de la esquina”. Y agrega: “ Yo no me voy a jalar… Nicaragua es mi lugar y aquí me voy a quedar ”.

“Sentir colectivo”
Ese rotativo conversó por teléfono con tres de los miembros del grupo: Erick Bárcenas (guitarrista, 21 años), Luis Lau (guitarra y voz, 20) y David Estrada (vocalista, 19). Coinciden en que el tema, cuya letra compusieron todos, no se basa en la vivencia de alguien en particular.

De hecho, ni siquiera hay un “tío Federico” en la vida real.

Simplemente aseguran que “ese es el sentir colectivo del pueblo nica”, lo cual –sostienen– se confirma con lo que se oye a diario en la calle, los chistes xenófobos que circulan a través de Internet y lo que dice la televisión allá.

“Entonces, ¿por qué irnos adonde no nos quieren?”, se pregunta Estrada, quien, al igual que sus compañeros, tiene claro que “el fenómeno de la emigración a Costa Rica es ya parte de la historia de Nicaragua”, y de ello dan cuenta las filas de cada día frente al consulado costarisense en Managua y las mucho más largas en la frontera de Peñas Blancas.