• GRANADA |
  • |
  • |
  • END

Las dos principales carreteras que unen a Granada con el resto del país, quedaron socavadas luego de la torrencial lluvia que cayó la tarde del lunes.

En el kilómetro 43 y medio de la vía a Masaya hubo hundimiento en un área de seis metros de largo por casi tres metros de ancho y unos cuatro metros de profundidad, lo que motivó el cierre vehicular por parte de la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional.

El tramo afectado está localizado entre el Hospital Amistad Japón–Nicaragua y la rotonda del reparto San Juan, intervalo que los conductores tienen que transitar en el carril contrario, para evitar accidentes.

Al lugar se presentó el gerente de la Alcaldía, ingeniero Alonso Cano, quien explicó que en pasadas reuniones con el diputado de la Comisión de Transporte de la Asamblea Nacional, Agustín Jarquín Anaya, había manifestado sobre la amenaza latente de la carretera.

“Le hicimos ver que había problemas en este tramo, debido a que en el diseño de la carretera se habían definido concentraciones de agua en puntos que no eran convenientes, y en esa ocasión hicimos una visita con él. Yo considero --como ingeniero-- que no se hizo una buena distribución de las corrientes en la entrada del reparto San Juan, donde actualmente están los daños”, señaló Cano.

La fuerte corriente cortó una parte del alcantarillado y botó un muro que se encontraba al lado de la carretera, dejando trozos de piedras y concreto en el fondo del barranco.

Vecinos del lugar manifestaron que el problema venía dando señales desde hace más de dos meses, cuando el daño apenas tenía una vara de ancho.

Ayer por la mañana, el gerente de la comuna se comunicó con el ingeniero Raúl Flores, del Fondo de Mantenimiento Vial, y con funcionarios de las oficinas centrales del Ministerio de Transporte e Infraestructura, que prometieron llegar a inspeccionar la zona, con el fin de restablecer el tráfico de vehículos, pero hasta la tarde de ayer no habían llegado.

La carretera a Nandaime

Otro punto que resultó afectado es el kilómetro 52 de de la carretera Granada-Nandaime. Aquí la lluvia carcomió la tierra en un área donde la tubería ya había sido reparada. Según el funcionario, este sector también es prioridad para el Fomav y el MTI.

Por su parte, el teniente coronel Andrés Rizo, jefe de la Defensa Civil en la IV Región del país, agregó que tienen reportes de un rescate de cuatro personas --incluyendo una embarazada-- por parte de los bomberos en el puente de Boca Negra.

“Le estamos dando seguimiento a la situación de Osagay y a las diez familias que permanecen albergadas en el centro de formación Pío X. También estamos pendiente de las familias de Malacatoya”, puntualizó.