• |
  • |
  • END

Bayardo Izabá, Director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y actual coordinador de la Red Nicaragüense para las Migraciones, señala que en comparación con los otros países de la región, a nuestro gobierno le falta mucho por aprender en el tratamiento de los y las migrantes, tanto en el caso de nuestros compatriotas, como en el caso de quienes ingresan al país sin documentación.

“Uno de los líos que tenemos es la insuficiencia de los consulados en el exterior y la ineptitud e incapacidad de los funcionarios que atienden en los que hay, a la hora de atender a los compatriotas”, criticó.

Izabá comenta que a diferencia de otros países de la región como El Salvador y Honduras, que tienen comunidades fuertes en Miami, con buena asistencia a sus conciudadanos y protección sólida de parte de sus gobiernos, en el caso de Nicaragua nuestro consulado no es tan activo.

Otro caso es la concepción de derechos que tienen nuestros legisladores e instituciones, lo que se observa en las reformas a la Ley de Migración, con artículos totalmente discriminatorios contra personas que ingresan al país sin la documentación apropiada.

Por una parte está la imposición de multas y hasta acciones penales a quien brinde el servicio al migrante en situación de irregularidad. Por otro lado, está a prohibición de contratar trabajadores indocumentados, o quienes teniendo un estatus legal, no estén autorizados para ejercer actividades laborales.

“Aquí se critica por la violación a los derechos de los migrantes en el caso de la severidad en las leyes de Arizona, y en Nicaragua estamos haciendo leyes similares. El problema es que a la persona indocumentada se le mira como a un criminal, cuando la falta de papeles no significa que sea un delincuente”, dijo, agregando que es cierto que la legislación en la materia necesita actualizarse, pero no en el sentido de atropellar los derechos humanos.

El derecho al voto en el exterior

El coordinador de la Red comenta que una de las exigencias de la organización, con el objetivo de dar seguridad a nuestros compatriotas, es que se facilite a través de los consulados la cédula de identidad y el pasaporte, como algo básico. Asimismo, que se legisle para coordinar que cuando un trabajador cotiza en otro país, también esto sea tomado en cuenta en el país de su jubilación.

Otro derecho debería ser permitir que los nicaragüenses que viven en el exterior tengan derecho al voto, ya que eso se lo han ganado como nacionales y porque aportan millones al país en concepto de remesas familiares.

“Si van a legislar los diputados que lo hagan a favor de los migrantes, teniendo en cuenta la realidad de ellos, y su primera realidad es su situación de irregularidad por no tener documentación, algo que los hace altamente vulnerables ante los extorsionistas, los tratantes de personas y el narcotráfico. Supimos que a partir de la próxima semana, la embajada de Nicaragua en Costa Rica empezará a entregar cédulas a los nicas radicados allá. Eso es bueno, pero esperamos que las cédulas se entreguen por igual y no sólo a los simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega”, dijo.