Silvia Hernández
  • |
  • |
  • END

El señor Fernando Tijerino Meléndez, integrante del Comité Pro Resguardo de los Tesoros de la Virgen del Trono de El Viejo, que pide la destitución del párroco de la Basílica, monseñor Rodrigo Urbina Vivas, se presentó a EL NUEVO DIARIO, para dar fe de su probada honestidad.

Aseguró que en ningún momento ha cometido un fraude en contra de los bienes de la Iglesia.

“Las declaraciones de monseñor Urbina Vivas, en mi contra, son muy delicadas, y estoy dispuesto a mostrar los documentos que tengo en mi poder, sobre la cuenta de ahorro de la sucursal del Banco de América Central BAC-Chinandega”, los que pondrá a la orden de la Fiscalía para que se retracte de lo dicho, “ya que ofende mi dignidad, honestidad y reputación”, dijo Tijerino.

“Considero que estas acusaciones son una reacción del sacerdote a la marcha que se efectuó el 14 de septiembre, solicitando su destitución por los muchos atropellos en contra de los feligreses, entre éstos a los miembros de la Guardia de Honor de la Virgen del Trono”.

Agregó que ese mismo día, 14 de septiembre, al finalizar la marcha, la joven Celia Soledad Picado Tijerino, y dos sobrinas más fueron agredidas verbalmente por Marcos Mejía Benavides, chofer del cura.

Por otro lado, denunció que en dos emisoras de Chinandega fue suspendido el Programa “¿Quién Causa Tanta Alegría?”, dirigido por Juan J. López, a solicitud de la Curia Episcopal de la Diócesis de León, por medio de su vocero, el sacerdote Víctor Morales. Esto, como consecuencia de las críticas y de las demandas de los feligreses en contra del párroco de la Basílica para que regrese el tesoro de la Virgen que nunca antes había estado en manos de sacerdotes.

El Comité de resguardo de los Tesoros de la Virgen, y el pueblo en general, solicitan que se respete la libertad de expresión, los derechos de los periodistas --en este caso a Juan J. López--, quien ha sido víctima de la censura, expuso.

Asimismo, “demandamos de las autoridades policiales que sean imparciales, ya que en estos últimos días la Casa Cural se encuentra militarizada, respaldando al sacerdote, quien está en la obligación de responder y entregar los tesoros que le pertenecen a la Virgen del Trono”.