• |
  • |
  • END

Una representación de quienes en este país defienden y reclaman la aprobación de la Ley de Protección y Bienestar Animal avanzaban en la calle hacia la Asamblea Nacional, mientras en el recinto una vez más la bancada ALN apoyaba al FSLN para lograr el quórum con el que darían curso al proyecto de reforma al Presupuesto.

Ayer se suponía que los legisladores finalmente discutirían y aprobarían la demandada ley que, además de reconocer los derechos de los animales, propone regular su tenencia, comercialización y trato, entre otros aspectos considerados claves para la convivencia armoniosa del hombre con el resto de las especies.

Algunos de los marchistas iban con sus mascotas, en tanto otros levantaban coloridas pancartas. Esperaron con paciencia. A la cabeza, el doctor Enrique Rimbaud, Presidente de la Fundación Amarte, muy optimista tenía la confianza de que cuatro diputados llegarían hasta donde ellos para escucharlos, y de ser posible permitirles ingresar al Plenario. Al final nada de eso pasó, y para quienes acompañaron la comitiva el mensaje fue claro: “Los animales para los diputados son algo sin importancia”, lamentaron.

La explicación que recibieron vía telefónica, por el desplante, de parte de diputados aliados de los defensores de los animales, es que la coyuntura que tiene bajo tensión a los legisladores impidió que se les pudiera atender, por lo que ahora esperan que una vez se supere el conflicto, el proyecto de Ley de Protección y Bienestar Animal sea incluido en agenda y finalmente sea votado favorablemente.