• NACIONES UNIDAS |
  • |
  • |
  • EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla Miranda, expresó hoy su preocupación por el aumento del crimen organizado, y en especial los carteles de la droga, en la región, que suponen un freno al desarrollo.

Chinchilla, la primera mujer costarricense en alcanzar la presidencia de su país, señaló el narcotráfico como "un serio desafío" para la región y subrayó: "si no podemos poner fin a su agresión, nuestros avances en desarrollo serán nada". Si no paramos su embestida, de poco valdrán los avances en desarrollo".

"Padecemos un problema que no hemos creado"
La mandataria de Costa Rica, que asiste a la cumbre de revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que hoy se clausura en la sede de la ONU en Nueva York, urgió también a los países desarrollados, en especial a aquellos en los que hay consumidores de drogas, a que colaboren eficazmente: "con los Estados que padecemos un problema que no hemos creado".

Asimismo se refirió a que en la actualidad son aún muy pocos los países desarrollados que destinan el 0,7% de su producto interior bruto a la ayuda al desarrollo. Señaló que aunque esa asistencia debe favorecer a los países más vulnerables, no debe excluir a las naciones de renta media que con esfuerzos han avanzado hacia mayores niveles de desarrollo.

Respecto a su país, la presidenta de Costa Rica afirmó que se encuentra bien encaminado para cumplir e incluso superar en 2015 los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Chinchilla apuntó también que su Administración continuará la ampliación de oportunidades, la reducción de desigualdades sociales y regionales, así como también reforzará la transparencia y la rendición de cuentas.