Oliver Gómez
  • |
  • |
  • END

Otro apagón nacional sorprendió ayer a los nicaragüenses, y otra vez se originó en Honduras, según informes del sector eléctrico, cuyos técnicos reportaron la falla a las 3:34 de la tarde, y esperaban superar los efectos en su totalidad hasta el amanecer de este jueves, pues los daños en los circuitos de El Rama y La Esperanza fueron mayores.

La estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) informó que la falla tuvo su origen “en el sistema de transmisión eléctrica de Honduras”, pero no precisa la causa en una nota de prensa que fue divulgada a última hora.

A pocos minutos de haberse registrado la falla, Salvador Manssell, Presidente de Enatrel, brindó declaraciones a medios afines al gobierno, y destacó que los continuos relámpagos provocaron la salida del sistema de transmisión con Honduras, lo que a su vez afectó otras líneas secundarias. Sin embargo, en Honduras se ofreció otra versión.

En declaraciones al diario El Heraldo, de Honduras, Sandra Poncese, divulgadora de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, ENEE, reconoció que a esa hora hubo baja frecuencia en el suministro de energía de una planta generadora de dicho país, lo que desencadenó un apagón en el 90% del territorio catracho.

Enatrel no confirmó ni descartó esta última versión, pero destaca en su nota que durante 10 minutos Nicaragua entera estuvo sin suministro. Refieren que fue hasta las 3:44 de la tarde que reestablecieron el primer circuito en Managua, pero no informan cuánto tiempo les llevó superar toda la falla.

Fenosa confirma afectación nacional

Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Gas Natural/Unión Fenosa, explicó que el apagón afectó todo el sistema de distribución del país, “y por eso todos los fusibles y cuchillas del sistema se dispararon automáticamente”.

Una vez superada la falla en cada zona y energizados los sistemas por parte de Enatrel, indicó que tuvieron que movilizar cuadrillas en distintos sectores del país para activar manualmente cada circuito, un proceso que les llevó un poco de tiempo y eso extendió la incidencia.

Las zonas más críticas fueron Tipitapa, Chinandega, Juigalpa, El Rama y La Esperanza, donde se quemaron equipos y sistemas de la red de transmisión y de distribución. A las nueve de la noche se había superado gran parte, pero todavía persistía la incidencia en los dos últimos sitios mencionados.

“En El Rama y La Esperanza se está trabajando arduamente y Enatrel mandó cuadrillas. No se sabe a qué hora van a terminar de trabajar, porque se quemaron varios fusibles. La gente todavía no tiene energía, pero esperamos que terminen en horas de la madrugada”, señaló Katín.

Cabe recordar que hace 14 días se reportó una incidencia similar, ocasionada por un rayo que impactó la red de Honduras, según informes de Enatrel, cuyos sistemas siguen a expensas y sin protección contra las incidencias en el interconectado regional.