• |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega anunció la semana pasada la construcción de 750 “Casas para el Pueblo” para los damnificados por las inundaciones en Managua, pero los lugares propuestos para el proyecto son los menos indicados.

Primero propuso la finca Santa Elena, propiedad de la Comisión Nacional Ganadera, Conagán, ubicada en la Carretera Norte. El lugar tiene dos problemas: es una zona húmeda no apta para la construcción, y un campo minado en cuanto a disputas, ya que una parte está tomada y la otra se encuentra en litigio.

El presidente, al parecer, después desechó la idea, cuando el director del Sistema Nacional de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres, Sinapred, dijo que los damnificados serían reubicados en el sector de San Isidro Camino de Bolas.

Pero allí la población se opuso, porque el lugar propuesto para la construcción de las viviendas era nada más y nada menos que el cementerio de la comunidad.

Diferentes sectores consultados cuestionan cómo el gobierno ha estado manejando el problema con los damnificados, generando falsas expectativas, ya que ha ofrecido casas sin tener un lugar técnica y económicamente viable.

Dionisio Marenco, ex alcalde de Managua, aseguró que es necesario pensar en buscar lugares donde se pueda asentar a los damnificados, y sacarlos de las zonas de riesgo.

Agregó que es un error llevarlos a los lugares propuestos, ya que con ellos se sigue presionando más el frágil sistema urbanístico de la capital.

Buscar solución integral

Luisa Marenco, de la Coordinadora Civil, destacó la necesidad de encontrar soluciones integrales al problema de la vulnerabilidad de Managua.

“Si el gobierno sigue construyendo viviendas para el pueblo sin ningún ordenamiento territorial, sin ningún estudio sobre la situación del estado de la tierra, seguimos con el mismo problema, porque parte de la vulnerabilidad está en el ordenamiento territorial. Aquí han dicho los arquitectos, los expertos en la materia de sismología, que Managua es un departamento muy vulnerable, pero este gobierno ha venido construyendo en cualquier lado”, destacó Molina.

El diputado oficialista y presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, Wálmaro Gutiérrez, aseguró que en la propuesta de reforma al presupuesto no existe ninguna partida destinada a apoyar este proyecto, por lo que se puede deducir que el mismo será ejecutado sólo con los fondos del ALBA.

“Decisión prepotente y altanera”

Por su parte, el diputado del Movimiento Renovador, Víctor Hugo Tinoco, advirtió que antes de pensar dónde ubicar a estas personas, se tiene que consultar a la población, como es el caso de la comunidad de San Isidro de Camino de Bolas, donde se pretende construir un complejo de casas sobre un cementerio.

“Lo que pasa es que el orteguismo actúa con tanta prepotencia, con tanta altanería que no le importa atropellar los sentimientos de la gente”, destacó el legislador.

Agregó que el gobierno ha estado realizando una serie de proyectos sin dar ninguna explicación de los mismos, ni rindiendo cuentas.