• LEÓN |
  • |
  • |
  • END

Las acciones vandálicas protagonizadas por más de 70 supuestos estudiantes de secundaria del Instituto Nacional de Occidente (INO), aglutinados en la orteguista Federación de Estudiantes de Secundaria (FES), el lunes recién pasado, quedará en la impunidad, según autoridades del Ministerio de Educación (Mined).

Sin embargo, las autoridades decidieron restituir a la directora de dicho centro de estudios, Quetzalina de la Concepción Parajón Alejo, cuya destitución fue exigida por los violentos, alegando supuesto maltrato e inoperancia administrativa.

Durante la toma del edificio, los encapuchados, armados de morteros, garrotes, machetes y piedras, ocasionaron pérdidas económicas superiores a 10 mil córdobas, saquearon el bar del centro educativo, rompieron candados y sustrajeron materiales de oficina de la Dirección.

A pesar de los hechos violentos, Mercedes Espinoza, Delegada Departamental del Mined, afirmó que hasta el momento no han tomado ninguna decisión o castigo en contra de los estudiantes.

“Todavía estamos investigando las cosas, porque detrás de los chavalos probablemente están adultos, y no podemos tomar acciones apresuradas en contra de los jóvenes”, dijo Espinoza.

Según la funcionaria, los 70 estudiantes que participaron de la toma del edificio, están arrepentidos de lo que hicieron.

“A estos estudiantes no los podemos tirar a la calle por lo que hicieron. Es necesario captarlos y seguir formándolos, buscar cómo se encaucen, transferirles valores para que sean jóvenes profesionales de bien”, expresó Espinoza.

Restitución por consenso

La restitución de la educadora Quetzalina de la Concepción Parajón Alejo fue una decisión de consenso entre estudiantes, padres de familia y autoridades de Educación, fue enviada de vacaciones y retornará a su puesto el próximo 20 de octubre.

El INO quedó bajo la administración interina de la profesora Rosa María Solórzano, quien además desempeña el cargo de consejera escolar municipal.

Martha Alaniz, delegada municipal del Mined, aseguró que menos del 10% de los estudiantes participaron en la toma del INO.

“Aquí estudian 3,000 alumnos, y sólo 70 participaron de los hechos que ya todos conocen. Esperamos que las cosas vuelvan a su cauce y se respeten las decisiones y acuerdos que hasta este momento hemos tomado por el bien de los mismos estudiantes”, dijo.